Ciencia y fe fundamentos Cristianos

La ciencia y la fe no necesitan ser establecidas como entidades opuestas. Las dos son fuerzas complementarias. A pesar de los intentos de algunos de querer crear un conflicto entre la ciencia y el cristianismo, no podemos ignorar los antecedentes teológicos de la ciencia y la historia.

De hecho, cuando vemos más de cerca el nacimiento de la ciencia, notamos cada vez más la verdad en la declaración de Paul Davies que dice que: “la ciencia puede proceder sólo si el científico adopta una visión del mundo esencialmente teológica”.

La ciencia y la fe no necesitan ser establecidas como entidades opuestas. Las dos son fuerzas complementarias. A pesar de los intentos de algunos de querer crear un conflicto entre la ciencia y el cristianismo, no podemos ignorar los antecedentes teológicos de la ciencia y la historia.

De hecho, cuando vemos más de cerca el nacimiento de la ciencia, notamos cada vez más la verdad en la declaración de Paul Davies que dice que: “la ciencia puede proceder sólo si el científico adopta una visión del mundo esencialmente teológica”.

El Dios de toda sabiduría e inteligencia. Miremos antes que nada, algunas citas bíblicas en la NVI (Nueva Versión Internacional) y RV1909 (Reina Valera):

  • “Los ojos del Señor protegen el saber, pero desbaratan las palabras del traidor”. (Proverbios 22:12) NVI.
  • “El temor del Señor es el principio del conocimiento; los necios desprecian la sabiduría y la disciplina”. (Proverbios 1:7). NVI-
  • “Porque el Señor da la sabiduría; conocimiento y ciencia brotan de sus labios”. (Proverbios 2:6). NIV-
  • “Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie”. (Santiago 1:5). NVI.
  • “En cambio, la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera”. (Santiago 3:17). NVI.
  • “El orgullo sólo genera contiendas, pero la sabiduría está con quienes oyen consejos”. (Proverbios 13:10). NVI
  • “El que adquiere cordura a sí mismo se ama, y el que retiene el discernimiento prospera”. (Proverbios 19:8). NVI
  • “Que nadie se engañe. Si alguno de ustedes se cree sabio según las normas de esta época, hágase ignorante para así llegar a ser sabio”. (1 Corintios 3:18). NVI
  • “Al necio no le complace el discernimiento; tan sólo hace alarde de su propia opinión”. (Proverbios 18:2). NVI
  • “Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado?. El Señor es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable”. (Isaías 40:28). NVI.
  • “También esto viene del Señor Todopoderoso, admirable por su consejo y magnífico por su sabiduría”. (Isaías 28:29). NVI.
  • “Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tú no sabes” (Jeremías 33:3). NVI.
  • “La sabiduría es lo primero. ¡Adquiere sabiduría!. Por sobre todas las cosas, adquiere discernimiento (Proverbios 4:7). NVI.
  • “El Señor dice: “Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti” (Salmos 32:8). NVI.
  • “Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que no lo que no se ve es eterno” (2 Corintios 4:8). NVI.
  • “El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor (Proverbios 19:21). NVI.
  • “Sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno, eviten toda clase de mal” (1 Tesalonicenses 5:21-22). NVI.
  • “La exposición de tus palabras nos da luz, y da entendimiento al sencillo” (Salmos 119:130). NVI.
  • “- Para los hombres es imposible – aclaró Jesús, mirándolos fijamente – más para Dios todos es posible (Mateo 19:26). NVI.
  • “¡Qué profundas son las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Qué indescifrables sus juicios e impenetrables sus caminos! (Romanos 11:33). NVI.
  • “Mil años, para ti, son como el día de ayer, que ya pasó; son como unas cuantas horas de la noche (Salmos 90:4). NVI.
  • “El que ama la disciplina ama el conocimiento, pero el que la aborrece es un necio (Proverbios 12:1). NVI.
  • “También había hecho producir el Señor Dios de la tierra todo árbol deseable a la vista, y bueno para comer, y el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal”. (Génesis 2:9).RV1909.
  • “…más del árbol de la ciencia del bien y del mal, no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás” (Génesis 2:17). RV1909.
  • …y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, y en ciencia, y en todo artificio (Éxodo 31:3) RV1909.
  • “…dijo el que oyó los dichos del Señor, y el que sabe la ciencia del Altísimo, el que vió la visión del Omnipotente; caído, más abiertos los ojos…” (Números 24:16) RV1909.
  • “Dame, pues, ahora sabiduría y ciencia, para que pueda salir y entrar delante de este pueblo; porque ¿quién podrá juzgar este tu pueblo tan grande? (2 Crónicas 1:10) RV1909.
  • “Y dijo Dios a Salomón: Por cuanto esto fue el deseo de tu corazón, que no pediste riquezas, hacienda, o gloria, ni la vida de los que te quieren mal, ni pediste muchos días, sino que has pedido para ti sabiduría y ciencia para poder juzgar a mi pueblo, sobre el cual te he puesto por rey…” (2 Crónicas 1:11). RV1909.
  • “Sabiduría y ciencia te es dada; y también te daré riquezas, hacienda y gloria, cual nunca hubo en los reyes que han sido antes de ti, ni después de ti habrá tal” (2 Crónicas 1:12) RV1909.
  • “En los viejos está la ciencia. Y en la larga edad la inteligencia” (Job 12:12) RV1909.
  • “¿En qué aconsejaste al que no tiene ciencia, y mostraste bien cómo son las cosas?” (Job 26:3) RV1909.
  • “¿Quién es el que oscurece el consejo sin ciencia? Por tanto yo denunciaba lo que no entendía; cosas que me eran ocultas, y que no las sabía” (Job 42:3) RV1909.
  • “El que castiga a los gentiles, ¿no reprenderá? ¿No sabrá el que enseña al hombre la ciencia? (Salmos 94:10) RV1909.
  • “Tiemblan, y tituben como borrachos, y toda su ciencia es perdida” (Salmos 107:27) RV1909.
  • “Más maravillosa es su ciencia que mi capacidad; alta es, no puedo comprenderla (Salmos 139:6) RV1909.
  • “¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, y los burladores desearán el burlar, y los locos aborrecerán la ciencia?” (Proverbios 1:22) RV1909.
  • “Cuando la sabiduría entrare en tu corazón, y la ciencia fuere dulce a tu alma…” (Proverbios 2:10) RV1909.
  • “Con su ciencia se partieron los abismos, y destilan el rocío los cielos” (Proverbios 3:20) RV1909.
  • “Para que guardes consejo, y tus labios conserven la ciencia” (Proverbios 5:2) RV1909.
  • “Recibid mi castigo, y no plata; y ciencia más que el oro escogido” (Proverbios 8:10) RV1909.
  • “Yo, la sabiduría, moré con la prudencia; y yo invento la ciencia de los consejos” (Proverbios 8:12) RV1909.
  • “El temor del Señor es el principio de la sabiduría; y la ciencia de lo santo es inteligencia” (Proverbios 9:10) RV1909.
  • “El hombre cuerdo encubre la ciencia: Más el corazón de los necios publica la necedad” (Proverbios 12:23) RV1909.
  • “Vete de delante del hombre loco, pues no le conociste labios de ciencia” (Proverbios 14:7) RV1909.
  • “La ciencia del cuerpo es entender su camino: Más la indiscreción de los necios es engaño” (Proverbios 14:8) RV1909.
  • “El corazón del entendido adquiere sabiduría; y el oído de los sabios busca la ciencia” (Proverbios 18:15) RV1909.
  • “El alma sin ciencia no es buena; y el presuroso de pies peca” (Proverbios 19:2) RV1909.
  • “Hiere al burlador, y el simple se hará prudente; y corrigiendo al entendido, entenderá ciencia” (Proverbios 19:25) RV1909.
  • “Cuando el escarnecedor es castigado, el simple se hace sabio; y cuando se amonestare al sabio, aprenderá ciencia” (Proverbios 21:11) RV1909.
  • “Los ojos del Señor miran por la ciencia; más él trastorna las cosas de los prevaricadores” (Proverbios 22:12) RV1909.
  • “¿No te he escrito tres veces en consejos y ciencia….?” (Proverbios 22:20) RV1909.
  • “…y con ciencia se llenarán las cámaras de todas las riquezas preciosas y hermosas” (Proverbios 24:3) RV1909.
  • “Yo no aprendí sabiduría, ni conozco la ciencia del Santo” (Proverbios 30:3) RV1909.
  • “Hablé yo con mi corazón, diciendo: He aquí yo me he engrandecido, y he crecido en sabiduría sobre todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; y mi corazón ha percibido mucha sabiduría y ciencia” (Eclesiastés 1:16) RV1909.
  • “Y di mi corazón a conocer la sabiduría, y la ciencia; y las locuras y los desvaríos conocí al fin que aun esto era aflicción de espíritu” (Eclesiastés 1:17) RV1909.
  • “Porque en la mucha sabiduría hay mucha tristeza; y quien añade ciencia, añade dolor” (Eclesiastés 1:18) RV1909.
  • “¡Que el hombre trabaje con sabiduría, y con ciencia, y con rectitud, y que haya de dar su hacienda a hombre que nunca trabajó en ello! También es esto vanidad y mal grande” (Eclesiastés 2:21) RV1909.
  • “Porque al hombre que es bueno delante de Dios, él le da sabiduría y ciencia y alegría, más al pecador le dio la ocupación de que recoja y amontone, para que dé al bueno delante de él. También esto es vanidad y aflicción de espíritu” (Eclesiastés 2:26) RV1909.
  • “Buena es la ciencia con herencia; y es la excelencia de los que ven el sol” (Eclesiastés 7:11) RV1909.
  • “Porque en la sombra de la ciencia, y en la sombre del dinero reposa el hombre; más la sabiduría excede en que da vida a sus poseedores” (Eclesiastés 7:12) RV1909.
  • “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo con todas tus fuerzas; porque en el Seol adonde tú vas, no hay obra, ni industria, ni ciencia, ni sabiduría” (Eclesiastés 9:10) RV1909.
  • “Entonces dije yo: Mejor es la sabiduría que la fortaleza; aunque la ciencia del pobre sea menospreciada, y no sean escuchadas sus palabras” (Eclesiastés 9:16) RV1909.
  • “Por tanto, mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo ciencia; y su gloria pereció de hambre, y su multitud se secó de sed” (Isaías 5:13) RV1909.
  • “¿A quién se enseñará ciencia, o a quién se hará entender doctrina? A los quitados de la leche. A los destetados de los pechos” (Isaías 28:9) RV1909.
  • “Y reinarán en tus tiempos la sabiduría y la ciencia, y la fuerza de la salvación; el temor del Señor será su tesoro” (Isaías 33:6) RV1909.
  • “¿A quién demandó consejo para ser avisado? ¿Quién le enseñó el camino del juicio, o le enseñó ciencia, o le mostró la senda de la inteligencia?”
  • “Porque te confiaste en tu maldad, diciendo: Nadie me ve. Tu sabiduría, y tu misma ciencia te engañó, ya que dijiste en tu corazón: Yo soy, y nadie más” (Isaías 47:10) RV1909.
  • “Y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia” (Jeremías 3:15) RV1909.
  • “Todo hombre es carnal en su ciencia. Avergüéncese de su vaciadizo todo fundidor, porque mentira es su obra de fundición, ni hay espíritu en ellos” (Jeremías 10:14) RV1909.
  • “Todo hombre se ha vuelto carnal, y es sin ciencia; avergüéncese todo artífice de la escultura, porque mentira es su vaciadizo, que no tiene aliento” (Jeremías 51:17) RV1909.
  • “…muchachos en quienes no hubiera tacha alguna, y de buen parecer, y enseñados en toda sabiduría, y sabios en ciencia, y de buen entendimiento, y que tuvieran fuerzas para estar en el palacio del rey; y que les enseñara las letras y la lengua de los caldeos” (Daniel 1:4) RV1909.
  • “Y a estos cuatro muchachos les dio Dios conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencia; mas Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños” (Daniel 1:17) RV1909.
  • “Y él es el que muda los tiempos y las oportunidades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos” (Daniel 2:21) RV1909.
  • “en tu reino hay un varón, en el cual mora, el espíritu de los dioses santos; y en los días de tu padre se halló en él luz é inteligencia y sabiduría, como ciencia de los dioses: al cual el rey Nabucodonosor, tu padres, el rey tu padre constituyó príncipe…” (Daniel 5:11) RV1909.
  • “Por cuanto fue hallado en él mayor espíritu, y ciencia, y entendimiento, interpretando sueños, y declarando preguntas, y deshaciendo dudas, es a saber, en Daniel; al cual el rey puso por nombre Beltsasar.” (Daniel 5:12) RV1909.
  • “Tú pues, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin; pasarán muchos, y se multiplicará la ciencia” (Daniel 12:4) RV1909.
  • “¡Ay de vosotros, doctores de la ley! Que os tomasteis la llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban impedisteis” (Lucas 11:52) RV1909.
  • “…enseñador de los que no saben, maestro de niños, que tienes la forma de la ciencia y de la verdad en la ley” (Romas 2:20) RV1909.
  • “Porque yo les doy testimonio que tienen celo de Dios, más no conforme a ciencia” (Romanos 10:2) RV1909.
  • “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios, e inescrutables sus caminos!” (Romanos 11:33) RV1909.
  • “…que en todas las cosas sois enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia” (1 Corintios 1:5) RV1909.
  • “En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos ciencia. La ciencia envanece, más la caridad edifica” (1 Corintios 8:1) RV1909.
  • “Mas no en todos hay esta ciencia, porque algunos con conciencia del ídolo hasta ahora, las comen como sacrificado a ídolos; y su conciencia, siendo flaca, es contaminada” (1 Corintios 8:7) RV1909.
  • “Porque si te ve alguno, a ti que tienes esta ciencia, sentado a la mesa en el lugar de los ídolos, ¿la conciencia de aquel que es débil, no será llevada a comer de lo sacrificado a los ídolos?” (1 Corintios 8:10) RV1909.
  • “Y por tu ciencia se perderá el hermano débil por el cual el Cristo murió” (1 Corintios 8:11) RV1909.
  • “Porque a la verdad, a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu” (1 Corintios 12:8) RV1909.
  • “Y si tuviera profecía, y entendiera todos los misterios y toda ciencia; y si tuviera toda la fe, de tal manera que traspasara los montes, y no tengo caridad, nada soy” (1 Corintios 13:2) RV1909.
  • “La caridad nunca si pierde; más las profecías se han de acabar, y cesarán las lenguas, y la ciencia ha de acabar” (1 Corintios 13:8) RV1909.
  • “Ahora pues, hermanos, si yo fuere a vosotros hablando lenguas, ¿qué os aprovechará, si no os hablare, o con revelación, o con ciencia, o con profecía, o con doctrina?” (1 Corintios 14:6) RV1909.
  • “…en castidad, en ciencia, en mansedumbre, en bondad, en el Espíritu Santo, en caridad no fingida…” (2 Corintios 6:6) RV1909.
  • “Por tanto, como en todo abundáis, en fe, y en Palabra, y en ciencia, y en toda solicitud, y en vuestra caridad con nosotros, que también abundéis en esta gracia” (2 Corintios 8:7) RV1909.
  • “…destruyendo consejos, y toda altura que se levanta contra la ciencia de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia del Cristo” (2 Corintios 10:5) RV1909.
  • “Porque aunque soy basto en la palabra, empero no en la ciencia; más en todo somos ya del todo manifiestos a vosotros” (2 Corintios 11:6) RV1909.
  • “Y esto oro: que vuestra caridad abunde aún más y más en ciencia y en toda percepción” (Filipenses 1:9) RV1909.
  • “Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, y apártate de las voces profanas de vanas cosas, y los argumentos del vano nombre de ciencia” (1 Timoteo 6:20) RV1909.
  • “Vosotros maridos, semejantemente, habitad con ellas según ciencia, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a herederas juntamente de la gracia de la vida; para que vuestras oraciones no sean impedidas” (1 Pedro 3:7) RV1909.
  • “Vosotros también, poniendo toda diligencia en esto mismo, mostrad en vuestra fe, virtud; y en la virtud, ciencia” (2 pedro 1:5) RV1909.
  • “…y en la ciencia, templanza; y en la templanza, paciencia; y en la paciencia, temor de Dios” (2 Pedro 1:6) RV1909.

Apenas unos 98 citas bíblicas que merece la pena revisar y estudiar en profundidad. Analizar y escudriñar la palabra de Dios con entendimiento, discernimiento, inteligencia, sabiduría y ciencia, palabra de ciencia.

CIENCIA Y FE SI PUEDEN COEXISTIR ENTRE SÍ

Para los que Dios nos ha regalado un proyecto de vida, dedicado a la investigación científica, es un honor poder servirle a Él y a la humanidad, poder compartir y entregar ese conocimiento al mundo, buscando el bienestar y la calidad de vida de todo ser humano. En muchas ocasiones a lo largo de la vida, me he preguntado y me he inquietado al recibir, entre delgados hilos neuronales, bloques de información, USB de ciencia, que no tengo ni idea en el momento de donde proceden o quien los pone ahí, tampoco sé cuándo van a llegar, y en muchas ocasiones ni siquiera entiendo para que sirven, hasta que de rodillas orando, mi Padre me va diciendo, me va dando discernimiento, entendimiento…..pero, luego, el sabio no soy yo, pues solo Dios tiene el conocimiento y el poder para regalar la ciencia a quien él quiera y como a él le dé la real gana. Simple y válido. Triste para aquellas personas que creen que la sabiduría y la ciencia se producen por una causa física y/o química, es decir, que nacieron o se hicieron inteligentes porque estudiaron duro….bueno, esto puede ayudar a ser más inteligentes y sabios, aunque quiero recordar las palabras de un gran amigo ya fallecido, del que me reservo el nombre. En muchas ocasiones me miraba fijamente y me decía: “no dejes de recordar nunca, que la cultura embrutece al hombre”. Y es que así es, ya que tanta información, tanta cultura, tanto estudio, tantas carreras profesionales y especialidades, tantos premios….pueden cambiar nuestro corazón y nos sentimos enaltecidos, orgullosos, desobedientes, creídos, arrogantes, presumidos, vanidosos, altivos, presumidos, pedantes, petulantes, fatuos, engreídos, poderosos, prepotentes, etc., etc., …..y eso, es un embrutecimiento del hombre que lo lleva a un estado en donde se convierte en un simple “hipócrita y fariseo incircunciso”, lejos de Dios y esclavo de sus debilidades y del mundo.

El Señor nuestro Dios es quien da la sabiduría y la inteligencia. Él, en su infinita misericordia, es quien ilumina las mentes de los hombres para poder entender mejor la creación. Es nuestra oración y nuestra predicación que Él ilumine cada vez más hombres para amar al Creador, como solo lo hace posible el evangelio.

No podemos sino recomendar como buenos cristianos, la lectura de un gran libro. Este libro cuyo autor, al que admiramos profundamente, no es nada más y nada menos que el Doctor y Pastor Antonio Cruz Suárez, editado por Editorial Clie, y del que a continuación transcribimos literalmente los comentarios al libro, así como también adjuntamos un archivo en PDF con el primer Capítulo, obtenido vía internet. Los animamos a adquirir el libro para leerlo complejo. Su título es:

Captura de pantalla 2018 11 19 a las 2.33.37 p

La Ciencia ¿encuentra a Dios?

El Creador frente a las últimas revelaciones científicas

 El autor, como tantos otros científicos cristianos actuales, católicos y protestantes, es fruto directo de su trabajo, de su tenacidad y de su fe inquebrantable en un Dios Creador.

¡Cuánto han cambiado las cosas! A lo largo del siglo XX, la ciencia ha hecho descubrimientos espectaculares. Y todos ellos confluyen ahora en un punto: la necesidad de recurrir a la idea de un designio inteligente para explicar la creciente complejidad del universo.

La física ha demostrado que el cosmos tuvo un principio, que el universo es mucho mayor, más complejo y más maravilloso de lo que en principio se intuía. Y que el ajuste de los mecanismos que lo gobiernan, el llamado principio antrópico, resulta muy difícil de explicar sin recurrir a un designio inteligente. La Biblia adquiere así vigencia. Génesis 1 recupera el sentido y la credibilidad científica.

La biología ha penetrado en el interior de la célula, desentrañando los misterios del gen y descubriendo que lo que Darwin creía el punto y final en la cadena evolutiva encierra en su interior un universo tanto o más complejo y maravilloso que el universo exterior. Los mecanismos irreductiblemente complejos han puesto en tela de juicio el desarrollo evolutivo a través de mutaciones aleatorias y el origen de la vida sigue siendo inexplicable sin recurrir a un designio inteligente.

 La neurología, a través de investigaciones como las llevadas a cabo por Andrew Newberg en la Universidad de Pennsylvania sobre el comportamiento del cerebro humano en relación a la espiritualidad, está descubriendo que las conclusiones de Sigmund Freud, al afirmas que: “La religión es un espejismo”4, eran precipitadas y reduccionistas, y que la teoría de una inmensa computadora desligada de todo elemento trascendente resulta insuficiente a la hora de explicar la complejidad y la peculiaridad de la conciencia humana.

Se está invirtiendo el proceso. Si bien a principios del siglo XX era casi obligatorio, por razones de prestigio, que un científico negara la existencia de Dios, a principios del siglo XSI, es cada vez mayor el número de investigadores que reconocen la aparición de una nueva cosmovisión científica que, por darle un nombre, podríamos bien calificar como postevolucionista. En este sentido, Paul Davies, el famoso profesor inglés de física teórica, refiriéndose a las implicaciones de las teorías cuántica y de la relatividad, escribió en el prefacio de su libro Dios y la nueva física5: “Los físicos han comenzado a darse cuenta de que sus descubrimientos exigen una reformulación radical de la mayor parte de los aspectos fundamentales de la realidad. Y están enfocando sus temas de un modo totalmente nuevo e inesperado, que parece alcanzar un elevado sentido común y acercarse más al misticismo que al materialismo”.

No vamos a negar que la mayor parte del estamento científico continua todavía declarándose agnóstico cuando no abiertamente ateo. Pero la situación es ahora muy distinta. El balón está en su campo. De modo que si bien antaño eran los apologistas cristianos los que tenían que esforzarse en argumentar la existencia de un Creador, hoy son algunos científicos ateos los que investigan febrilmente intentando apartarle de la escena. Hace unos años, creer en Dios requería un salto de fe, ahora cada vez hace falta más fe para seguir negando su existencia.

No debería extrañarnos, por tanto, el empeño de algunos científicos, como el físico Stephen Hawking, en tratar de probar contra toda evidencia y recurriendo a números imaginarios6 que el universo es eterno; o los trabajos de investigación del físico molecular Dean Hammer en torno al VMAT2, el llamada gen de la espiritualidad o el gen de Dios, abriendo con ello de nuevo el viejo debate sobre si Dios es el producto de una necesidad evolutiva o una realidad trascendente esculpida en el genoma por la mano de su propio Diseñador. El autor de Eclesiastés ya zanjó este debate varios siglos antes de Cristo cuando escribió afirmando, con respecto a los hombres, que el Creador “puso eternidad en el corazón de ellos” (3:11). Y como tan acertadamente concluye Jeffey Kluger, al científico del siglo XXI le basta con sustituir aquí el término “eternidad” por “gen” para encontrarse de bruces, frente a frente, con la realidad incuestionable del Dios Creador.

  1. 4. New Introductory Lectures on Psychoanalysis, Sigmund Freud, (1932).
  2. 5. Dios y la nueva física, Paul Davies, Salvat Editores, Barcelona (1990).
  3. 6. El universo en una cáscara de nuez, Stephen Hawking, Editorial Crítica (2002).

En este contexto, es imprescindible que la comunidad cristiana, y en especial las jóvenes generaciones, estén debidamente informadas y dispongan de una literatura cristiana a la altura de las circunstancias. La obra del Dr. Cruz viene a llenar un vacío importante en este sentido y la Editorial CLIE, fiel al espíritu y al lema de su fundador de que “una fe razonada hace una fe firme”, se siente privilegiada de publicarla y hacerla accesible.

A continuación para leer los archivos en PDF, pinchar en el link de cada uno de ellos:

PDF-003web- La Ciencia ¿encuentra a Dios? El Creador frente a las últimas revelaciones científicas Contenido: (Primer Capítulo del Libro del Doctor y Pastor Antonio Cruz Suárez.)

PDF-004web-Biblia – Fundamentos Cristianos
Contenido: (Deberes – 5 Hábitos Financieros – Si aún no eres Empresario – La Ética Protestante)

VIDEO: Universidad de Amsterdam-La Ética Protestante del Capitalismo



Agenda Empresarial & Educativa

Business and Educational Agenda / Agenda commercial et éducatif / Geschäfts- und Bildungsagenda