Linea Agrohomeopatía

Sin titulo ag1Con el tiempo, el uso de agroquímicos ha demostrado ser inadecuado porque contribuye a la contaminación del suelo, de los alimentos y hasta de los agricultores, además de afectar el equilibrio ecológico.

Como consecuencia del uso de los agroquímicos, se ha reportado mayor frecuencia de enfermedades como leucemia, cánceres, nacimientos con malformaciones y abortos, entre otras.  

Por tales razones hay un incremento en la cantidad de productores e investigadores en la búsqueda de alternativas naturales y ecológicas para utilizarlas en la agricultura, con el objetivo de obtener alimentos sanos y libres de toxicidad y eliminar el uso de agroquímicos, además de volver a dejar descansar el suelo agrícola (año sabático / cada 7 años).  

Una de las alternativas que los agricultores e investigadores están aplicando y cada vez adquiere más popularidad consiste en la aplicación de la homeopatía en la agricultura (agrohomeopatía)

Actualmente son varios países los que aplican esta nueva opción en la búsqueda de soluciones para combatir y controlar enfermedades en cultivos de importancia económica, provocadas por bacterias, hongos, virus y plagas, además de la potenciación de la germinación de semillas y el vigor de las plantas, así como también en la desintoxicación de los suelos que han sido expuestos a tratamientos agrotóxicos.

En nuestro trabajo de investigación, realizamos un estudio de los principales resultados obtenidos hasta la fecha por investigadores y productores en agrohomeopatía, así como la importancia de los modelos botánicos en la búsqueda del mecanismo de acción de la homeopatía en los seres vivos. Además, se realiza una comparación con los resultados obtenidos con la aplicación de agroquímicos.

La homeopatía agrícola o agrohomeopatía es un conocimiento científico cuya característica esencial es usar cantidades muy pequeñas de un preparado o una dinamización, dirigida específicamente a la producción tanto agrícola como agropecuaria, controlando plagas o enfermedades y sirviendo como promotor de crecimiento, así como en procesos diversos de enraizamiento y fructificación para contribuir de esta manera a la resistencia de heladas, salinidad o sequía en la producción agrícola.

“Tratando el suelo agrícola y las siembras de forma orgánica para combatir plagas y enfermedades se evita la contaminación de la tierra, el agua y el aire, y se contribuye a una producción agroecológica y limpia. La agrohomeopatía utiliza a las mismas plantas enfermas, e incluso al mismo agente que las enferma para preparar el Nosode (vacuna homeopática), o FITONOSODE, según la vía de dilución y dinamización”.

Se trata de ciertos métodos que aplican los principios de la agrohomeopatía, “un conocimiento científico que puede vencer las plagas económicas, físicas, biológicas y sociales que amenazan la flora, la fauna y a los seres humanos”.

Algunos beneficios de la agrohomeopatía serían “cosechar alimentos orgánicos sanos de nula contaminación en su proceso productivo, aplicando también otra forma de curar plantíos y reducir sus daños por plagas; aumentar la fertilidad en el suelo, así como en términos ecológicos no provocarle ningún daño al medio ambiente”.

Utilizando la homeopatía “podemos crear una resistencia contra el maíz transgénico”. No sólo en la opción agrohomeopática para la tierra, “sino incluso para revertir los efectos negativos de los transgénicos en la salud humana y bienestar del planeta”.
La ventaja de la agrohomeopatía, “es que por los resultados positivos en nuestras investigaciones podemos garantizar que las preparaciones homeopáticas que aplicamos a las plantas son inocuas, y demostrar que ciertas sustancias que amenazan con matar a algunos organismos son igualmente útiles para promover la vida en ese organismo, de manera que parte central de la agrohomeopatía es la inocuidad, y su no toxicidad”.

Qué podemos hacer con medicamentos agrohomeopáticos?... …

✓ Desintoxicar los suelos de tantos pesticidas y plaguicidas químicos, que terminan produciendo, por ejemplo, un desequilibrio de minerales orgánicos.

✓ Aumentar la fertilidad en los suelos.

✓ Evitar pesticidas y plaguicidas químicos.

✓ Coadyuvar a producir alimentos totalmente orgánicos.

✓ Suprimir enfermedades de todo tipo, especialmente autoinmunes producidas por el uso y el abuso de químicos en la producción de alimentos.

La Homeopatía Agrícola o Agrohomeopatía renueva el equilibrio entre los diferentes organismos en la tierra y alrededor de ella, fortaleciendo a las plantas y su crecimiento de tal manera que puedan enfrentar la aparición de plagas y enfermedades.

Tratando el suelo agrícola y las siembras de manera orgánica para combatir plagas y enfermedades se evita la contaminación de la tierra, el agua y el aire, y se contribuye a una producción ecológica y limpia.

Mediante este proceso se puede acelerar o detener el crecimiento biológico de una planta y se garantiza su nula toxicidad, ya que se logra que tenga efecto sobre ésta sin contaminarla.

La Agrohomeopatía utiliza a las mismas plantas enfermas o dañadas por la plaga, e incluso al mismo agente que las enferma, para preparar el Nosode Homeopático o FITONOSODE según el método homeopático de dilución y dinamización.

Los primeros relatos de aplicación de Homeopatía en plantas se refieren a estudios experimentales realizados por Kolisko y sus colaboradores en Alemania, basados en las teorías expuestas por Rudolf Steiner para la Agricultura Biodinámica.

Una de las dificultades en la experimentación en Agrohomeopatía consiste en la elección de los medicamentos, y raramente los trabajos publicados hacen mención a los criterios adoptados en ese sentido.

Una de las dificultades en la experimentación en Agrohomeopatía consiste en la elección de los medicamentos, y raramente los trabajos publicados hacen mención a los criterios adoptados en ese sentido. La falta de estudios de patogenesias y de textos análogos al Repertorio y a la Materia Médica, disponibles en Medicina Homeopática, constituye un punto crucial para escoger los medicamentos que serán estudiados en las plantas. Recientemente se han publicado tres libros que tratan de la aplicación de la Homeopatía en las plantas (KAVIRAJ, 2006; TCHAVSKY, 2007; TCHAVSKY, 2009) que aunque puedan servir de referencia, no sustituyen la experimentación específica para cada región, clima y demás variables implicadas.

Las ventajas de la aplicación de las dosis infinitesimales se resumen en tres ámbitos:

1. Ecológico: Las dinamizaciones homeopáticas carecen de toxicidad y por lo mismo no se daña el ecosistema, ni a los agricultores que las manipulan, ni a los animales que las consumen ni a los consumidores finales.
Se puede lograr la inhibición de una sustancia tóxica en los cultivos, incluso de los suelos.
El uso preventivo redunda en un mayor control de las plagas y enfermedades, sobre todo para enfermedades ya conocidas anualmente en cada cultivo: la aplicación de dinamizaciones en los cultivos genera una resistencia natural a las plagas y enfermedades.

2. Económico: Por el bajo costo de la elaboración de las dinamizaciones, sobre todo por los FITONOSODES, los cuales se elaboran a partir de las plagas y enfermedades que afectan a los cultivos.

3. Social: La aplicación de la Agrohomeopatía puede garantizar alimentos sanos, los cuales redundarán en beneficio de productores y consumidores, ya que al inhibirse el daño por plagas y enfermedades se posibilita mayores volúmenes del cultivo, incidiendo en una mejor calidad de vida y una mejor salud.

En el Centro Regional Universitario del Anáhuac, Universidad Autónoma Chapingo (México), el Programa de Agricultura Orgánica dirigido por el Dr. Felipe de Jesús Ruiz Espinoza, es uno de los más avanzados en el estudio, investigación y práctica de la Agrohomeopatía, incluso a nivel de publicaciones científicas basadas en la evidencia.

El origen de las dinamizaciones que se utilizan en Agrohomeopatía son diversas, incluye sólidas, como los minerales, líquidos como el cloro, cualquier tipo de insectos como la abeja, la hormiga y otros, animales como las víboras, cualquier sustancia de síntesis como los ácidos indolbutírico, giberélico, etc. También incorpora la sabia de las plantas enfermas en la elaboración de los Fitonosodes.

Las limitaciones se encuentran en el ámbito de las estructuras Institucionales para permitir el desarrollo pleno de este conocimiento y el efecto en zig-zag, por lo que cada cultivo debe tener una o unas dinamizaciones específicas, para lograr el óptimo biológico.

Existe una agricultura que procura no ser contaminante y en donde se encuentran una diversidad de formas que de manera sintética reproducen a la agricultura tradicional, es este tipo de agricultura se encuentra la agricultura biológico-dinámica de Steiner, la cual se ajusta a procesos no contaminantes, la orgánica, la biológica y la agroecológica, quienes pretenden no dañar ni contaminar el proceso productivo ni el ecosistema.

En este contexto aparece la propuesta de la Agrohomeopatía que viene a contribuir con los métodos de producción no contaminantes. Si bien su surgimiento se realiza retomando la aplicación de dinamizaciones homeopáticas por seguidores de Steiner, su construcción en un principio fue para validad el uso de la homeopatía en humanos, ha sido recientemente desde Instituciones Públicas de Educación Agrícola Superior por ejemplo en México, que se comienza de forma sistemática la investigación para conocer la respuesta de las plantas a las dosis homeopáticas; posteriormente su aplicación directamente en campo y finalmente se concibe su uso como un sistema de producción capaz de contribuir con recomendaciones precisas para incidir en una mayor producción de alimentos no contaminados.

La Agrohomeopatía es un conocimiento holístico en construcción, que se ubica como un conocimiento aplicado, el cual se fortalecerá con la investigación sistemática que se realiza por ejemplo en nuestra empresa, y con las aportaciones no sistematizadas de los productores, quienes tienen en la Agrohomeopatía una alternativa socializable para incidir en la producción agropecuaria.

Una de las aportaciones fundamentales de la Agrohomeopatía se da en el ámbito de la contaminación ya que todos los productos elaborados no son tóxicos en sí, por lo que no existe riesgo por su uso para el productor que los manipule, para la planta donde se aplique, para los animales que los consuman y por último no son dañinos para el consumidor final.

Es importante señalar que el proceso de Quimicidad que denominó Voicin (1954), se manifiesta en todos los procesos de la vida moderna, afectando directamente la salud de la población, por ello no debe extrañar que el aumento de las enfermedades crónico-degenerativas estén ligadas al consumo de alimentos con diversos grados de contaminación, como es el caso de la producción agropecuaria.

La Agrohomeopatía comenta Ruíz (2004ª) puede incidir sobre la agricultura en general, sea ésta contaminante o no ya que es capaz de incidir sobre los procesos de contaminación con la aplicación de los mismos tóxicos que la generan.

Esta cualidad no existe en otros tipos de agricultura. Sin embargo, a la agricultura comercial difícilmente le interesan propuestas no contaminantes porque su objetivo es la ganancia. En cuanto a la agricultura tradicional o las diversas modalidades de ésta, el uso de alternativas no contaminantes es una necesidad por sus limitaciones naturales ya que los costos de producción de los agroquímicos limita cada vez más su uso para los productores; otra de las limitantes de la agricultura no contaminante es que no puede aplicar sustancias de síntesis porque contaminan a la producción, sin embargo se sabe que las compostas (proceso de la descomposición de los desperdicios orgánicos en el cual, la materia vegetal y animal se transforman en abono. Por si nunca habías escuchado hablar del material orgánico, es todo aquel material que se pudre, como la hojarasca, desperdicios de comida, estiércol, plumas, yerba o pasto, etc.) tienen cierto grado de contaminación por las sustancias que se generan en su elaboración, como lo señala Jones y Jarvin (1981); Kabata y Pendias (1984), citado por Vázquez (2001) y finalmente Martínez et. Al. (1991) muestra cómo el control de enfermedades se limita a la aplicación de medidas de control físico como las labores culturales y la resistencia genética de los cultivos; de igual forma Altieri (1995) citado por Aguilar (1997) menciona el control biológico de plagas, mediante la biodiversidad y la introducción y/o conservación de enemigos naturales como el mecanismo para su control; todo ello redunda en una menor producción por el ataque de organismos patógenos y plagas que en ocasiones no se pueden controlar adecuadamente; además el aporte de nutrimentos a las plantas se da básicamente a través de compostas, abonos verdes y rotación de cultivos como señala Hamilton (1992); lo que afecta directamente a la producción en general y a los productores en particular.

Ante esta situación comienza a recuperarse por medio de la investigación sistemática el aporte de las dosis infinitesimales, mejor conocidas como homeopáticas, las cuales pueden contribuir en modificar esta situación que afecta a la producción desde un procedimiento que no deteriora y no contamina. Hay que señalar que la Agrohomeopatía es una manera en que los individuos pueden incidir directamente en la producción agrícola sin dañar, ya que todos los preparados homeopáticos como señala Ruíz (2004ª) están libres de toxicidad, a pesar de haberse elaborado de un tóxico potente.

El aporte de la Agrohomeopatía se da porque ésta cuenta con principios que la rigen y que se manifiestan en todas las dinamizaciones que se aplican. Debe estar claro que los principios que utiliza la Agrohomeopatía se retoman de la Homeopatía Humana y son como señala García (1984) el principio de similitud, el remedio único, las dosis mínimas dinamizadas, así como la individualidad morbosa.

El principio más importante es lo que los homeópatas llaman la Ley de Similitud y que en palabras de Hahnemann su fundador se plasma en la frase de “Similia Similibus Curentur” (el similar se cura con el similar), que es la piedra angular de la Homeopatía y de la Agrohomeopatía. Afortunadamente este principio se cumple en los procesos biológicos de los vegetales, de tal manera como comenta Curtis (2001) una sustancia que en dosis cuantificables inhibe el crecimiento en dosis homeopáticas lo promueve, o como señala Ruíz et. Al. (2003b) que demuestra cómo con cantidades cuantificables de refresco de Coca-Cola, se inhibe el crecimiento y en dosis mínimas dinamizadas se promueve.

El similar se manifiesta en conocimientos agronómicos ya establecidos, de esta manera al referirse a los Nematodos, Westgate (1952), citado por Jesse (1985), observó que las concentraciones tóxicas de cobre en el suelo pueden dar por resultado una apariencia de escobilla en el desarrollo de las raíces del apio y del maíz, tipo que es notablemente similar al producido por Trichodorus christiei; así también Dickinson et. al. (1987) señala que la deficiencia de manganeso en la c abada se asemeja a los síntomas causados por el hongo de la marcha foliar Trhynchoporium, así también Wilson et. al. (1980) señalan que el exceso de manganeso causa clorosis en las plantas, síntoma similar al causado por la carencia de hierro y de manganeso.

Uno de los aportes más importantes en este sentido del similar se concreta con la aplicación de este principio en la elaboración de dinamizaciones homeopáticas de secreciones de un enfermo, que el Doctor Hahnemann denominó Nosode (del griego Nosos = enfermedad, que quiere decir, de la misma enfermedad), de esta manera el Nosode corresponde de manera adecuada al similar en la medida que no es el igual por el proceso de elaboración, como señala Hahnemann, así él elaboró el primer Nosode llamado Psorinum, que se elabora de secreciones de una persona enferma de sarna, con lo cual se logra inhibir y curar los síntomas causados por los ácaros de la piel (Sarcoptes scabiei) (Véase Vannier -1987- y Hoffman -2001-).

En el ámbito de la Agrohomeopatía se han denominado FITONOSODES a las preparaciones homeopáticas que se elaborar de un animal o una planta enferma, de esta manera tenemos que Morfin (1999), aplicó el Fitonosode de mastitis para vacas enfermas de mastitis; Meuris (1959) aplicó el Fitonosode de pulgón para controlar el pulgón en durazno y Ruíz et. al. (2003c) aplicaron el Fitonosode del ácaro (Varroa destructor, Oud) en abejas, para su control en las colmenas. Ruíz (2003ª) señala que el Fitonosode es la manera más inmediata en que los productores pueden contrarrestar los problemas de plagas y sobre todo las enfermedades sin depender del mercado de agroquímicos, porque en su misma parcela tiene la solución para el control de las plagas y enfermedades.

El llamar dosis infinitesimales a las dosis homeopáticas fue planteado por García (1984), para designar el proceso en el cual el soluto va desapareciendo paulatinamente en la medida que se elabora la preparación homeopática hasta desaparecer, sin embargo, la dinamización aún en ausencia del soluto continúa teniendo un efecto, ya que las dinamizaciones posteriores a la 12 CH (Centesimal Hahnemanniana) y las dinamizaciones medias (30CH, 60CH), o altas (200CH, 1.000CH, 10.000CH o más) ya no contienen el soluto inicial como lo menciona Scofield (1984), quien comenta que una molécula del gramo de una sustancia contiene 6,023 x 1023 moléculas (número de Avogadro), de manera que después de diluir una molécula del gramo a una concentración de aproximadamente 10-24 (por ejemplo 12CH), la probabilidad de hallazgo de una molécula sola de la sustancia original es remota; por lo que éstas tienden al infinito en relación con el solvente, por ello Ruíz (2004c) menciona que estas dosis infinitesimales son la base para construir un nuevo paradigma en la agricultura; debe señalarse que García-Pelayo (1994) define lo infinitesimal como infinitamente pequeño.

Por otro lado, el uso de dosis muy pequeñas ha sido útil tal como lo señalan Cercós, Hervey y Nickell (1952-1953), citado por Lara (1971), quienes aplicaron cantidades muy pequeñas de antibióticos en plantas en condiciones de laboratorio e invernadero, las cuales sirven como estimuladores de crecimiento, al igual que en los animales.

El movimiento ascendente-descendente de las dinamizaciones homeopáticas tiene la virtud de incidir directamente sobre cualquier sustancia que se prepare con este método, como puede ser comprobado con un ejercicio de sucusión de agua durante 2 minutos o más, que logra modificar el potencial de hidrógeno del agua tal como la manifiesta Ruíz (2004b) en una práctica realizada en el curso de Agrohomeopatía de la UACh.

Las dinamizaciones homeopáticas se elaboran conforme a lo señalado por Sandoval (1961), quien comenta que las 3 primeras reglas de preparación se dan para sustancias vegetales, dependiendo del grado de solubilidad en una solución hidro-alcohólica de 87°, la 4ta para sustancias vegetales secas y animales o insectos vivos o secos. La 5ta y 6ta para sustancias líquidas solubles en agua o en alcohol; las 7ma, 8va y 9na se aplican para dinamizaciones sólidas o trituraciones en las que se utilizan sustancias venenosas, minerales y plantas secas o insectos o animales.

Hay que señalar que las reglas de homeopatía posibilitan la elaboración de cualquier sustancia incluyendo gases, como los que afectan en las grandes ciudades a la población, como señala Rodríguez (2003), como el monóxido de carbono, el óxido de nitrógeno y los óxidos de azufre, con los cuales se podría revertir en cierto grado el problema de contaminación ambiental.

En relación con la individualidad morbosa hay que señalar que las plantas son organismos que responden de manera específica a una dinamización homeopática, así, por ejemplo, al aplicar Dioscorea villosa en frijol y en rabanito, Ruiz et. al. (1997ª, b), señalan que en el primer caso se logra incrementar hasta en un 25% el crecimiento de biomasa del frijol (Phaseolus vulgaris) con aplicaciones de Dioscorea villosa a la 8CH y 200CH, pero con estas mismas dinamizaciones se logra reducir el crecimiento de la bola del rabanito (Raphanus sativum minor), por ello la respuesta particular a cada dinamización se debe conocer por medio de la experimentación agrícola.

Por último, la Agrohomeopatía cuenta con un método de experimentación con el cual se pueden conocer los síntomas que produce una sustancia sobre un vegetal, de esta manera se está en posibilidad de incidir para eliminar los síntomas adversos, por eso en el trabajo de Lara (1971) se muestra la diferencia al aplicar medicamentos de patente en forma cuantificable y en dinamizaciones homeopáticas, cómo una misma sustancia puede actuar de forma diferente al aplicar una cantidad cuantificables o una dosis infinitesimal: inhibir en dosis mayores y promover en dosis mínimas dinamizadas.

Por ello se explica que la aplicación de aguas negras homeopáticas logra inhibir con cualquier dinamización a las plántulas de trigo, porque la aplicación de ésta o de lodos de aguas negras promueven el crecimiento de los cultivos como se menciona en el trabajo de Ruíz et. al. (2001), así también maneja Ruíz (2002) señala como diversas sustancias en dosis cuantificables logran inhibir el crecimiento de las plántulas de trigo con sustancias como el jabón, el barbasco (Dioscorea compositae), el cloro, el ácido Indolbutírico y el azúcar; por último, Ruíz (2003b) demuestra el efecto herbicida del refresco de coca cola, efecto que se invierte al aplicar 1 gota de la coca cola en 1 litro de agua dinamizada.

Una característica de las dinamizaciones infinitesimales es que una sola dinamización puede servir como policresto (del griego poli: muchos, cresto útil. Dícese de los medicamentos considerados como remedios para muchos males), esto es, una sola dinamización incide en diversos síntomas, como señala Guiza y Azevedo (1996), por ejemplo, una sola dinamización puede eliminar el daño causado por una enfermedad ya sea de origen viral, bacteriano o fungoso y además incidir como regulador de crecimiento. Algunos ejemplos que se pueden señalar son:

Arsenicum: Khanna et. al. (1976) inhibieron completamente las esporas del hongo Alternaria alternata en trigo con dinamizaciones de Arsenicum album 90CH, 199CH; en lino con dinamizaciones a la 150CH y 199CH; en cítricos con dinamizaciones 146CH y en guayaba con dinamizaciones de 82CH, 96CH. También Khanna et. al. (1976) lograron la inhibición de las esporas del hongo Fusarium roseum en plantas de tomate con Arsenicum a. 1CH; Khanna et. al. (1978) reporta el control del hongo Pestalotia mangiferae Henn. que pudre al mango aplicando para su control Arsenicum a. 1CH, 89CH y 90CH; Ragini et. al (1978), señala que logró el control parcial de los hongos Helminthosporium oryzae en un 53.1% con la 30CH y 37.5% con la 200CH, en el caso de Fusarium solani se incidió en un 53.1% con la 30CH y 37.5% con la 200CH y finalmente se incidió parcialmente en el control de Penicilium decumbens en un 19.3% con la 30CH y en un 22.5% con la 200CH. Por su parte Misra (1980), señala el control de Aflatoxina B1 con Arsenicum 200CH en un 44% y el micelio de A. Parasiticus en un 18.27%; Aggarwal, et. al. (1993), citado por Rodríguez (1998), en trabajos realizados en el control de la pudrición del cormo causado por Phytophtora colocasiae esculenta, donde la máxima inhibición se obtuvo con las potencias 3CH, 30CH y 200CH de Arsenicum a.

En el caso de los reguladores de crecimiento el arsénico homeopático se manifiesta como una alternativa, por ello es importante el trabajo de investigación de Brizzi, et. al. (2000) quien encontró que algunas dinamizaciones como la 40D, 42D, y 45D dieron un notable efecto estimulador; estadísticamente significativo en la germinación, comparadas con su control, mientras la 35D muestra un efecto inhibidor significativo; otro trabajo con arsénico dinamizado es el de Moreno et. al. (2003) quien comenta cómo el arsénico mostró un efecto estimulador en el aumento y vigor de las plántulas de piña; por último, también Moreno et. al. (2004), señala como Arsenicum album 30CH logra incidir sobre la germinación y el crecimiento de plántulas de café.

Thuja occidentalis: Khanna et. al. (1976) inhibieron completamente las esporas del hongo Alternaria alternata en trigo con dinamizaciones de Arsenicum album 152CH y en guayaba con la dinamización 46CH. En el control de Fusarium roseum se logró su control con la dinamización 87CH. Ragini et. al. (1978), señala que logró el control parcial de los hongos Helminthosporium oryzae en un 37.5% con la 30CH y 100% con la 200CH, en el caso de Fusarium solani se incidió en un 37.5 con la 30CH y un 100% con la 200CH y finalmente se incidió parcialmente en el control de Penicilium decumbens en un 6.4% con la 30CH y en un 100% con la 200CH. Por su parte Misra (1980), señala el control de Aflatoxina B1 con Thuja occidentalis 200CH en un 58-50% y el micelio de A. Parasiticus en un 41.62%. En el caso del Virus Khurana (1971) investigó con virus que afectan a la papaya, logrando el control del virus de la papaya, el virus del tabaco y la calabaza. La inhibición del virus fue en diversos grados, Thuja 30CH reducen el virus en arriba del 80%. No existe información de la aplicación de Thuja occidentalis como regulador de crecimiento, sin embargo es posible que funcione como tal.



Apis mellifica: Ragini et. al (1978), señala que logró el control total de los hongos Helminthosporium oryzae, Fusarium solani y Penicilium decumbens con dinamizaciones a la 30CH y 200CH. Por su parte Misra (1980), señala el control de Aflatoxina B1 con Apis m. 200CH no tuvo éxito ya que fue 0%, sin embargo, con el micelio de A. Parasiticus en un 49.58%. Por su parte Khurana (1971) investigó con virus que afectan a la papaya, logrando el control del virus de la papaya, el virus del tabaco y la calabaza. La inhibición del virus fue en diversos grados, Apis mellifica 30CH decrece la infección en 50% solamente. En el caso de Apis también no se conocen trabajos sobre su incidencia como regulador de crecimiento, sin embargo es posible esto porque actualmente la miel de abeja se utiliza para promover el crecimiento en tubérculos.



Es conveniente señalar que la investigación inicial en Agrohomeopatía se deben recuperar la información que sobre diversas sustancias se puede avanzar en el control de enfermedades como son para el caso de bacterias en que pueden aplicarse el sulfato de cobre que investigó Noiret y Claude (1977), citados por Scofield (1984), o la Calendula officinalis que menciona Meneses (2003); así también para el control de hongos es importante contemplar a Kalium iodide y Phosphorus como lo muestran los trabajos de Khanna et. al. (1976, 1978), o el Suphur y Kali iodide como experimentó Ragini et. al. (1978), el sulfato de cobre es otra posibilidad para el control de hongos como experimentó Auquiére et. al. (1981). Sepia, Árnica y Pulsatilla, contribuyen al control de las Aflatoxinas B1 como comenta Misra et. al. (1980). Para el caso de los virus es conveniente aplicar dinamizaciones de Chimaphilla, Lachesis, Variolinum y Cedron, como lo investigó Verma et. al. (1969).

Algunas recomendaciones prácticas para el uso de medicamentos homeopáticos en plantas:

Silícea terra:
Plantas con crecimiento lento, ataques de mildios u otros hongos. Plantas raquíticas. Interrupciones del crecimiento. Atraso en la producción.


Carbo vegetabilis:
Después del ataque de insectos desfoliadores, deficiencia hídrica, cambios de temperatura, caída de flores, muerte de yemas, plantas en suelos compactados.

Apis mellifica:
Planta muy delgada por causa de alta producción, variedades poco tolerantes al calor, baja fertilidad del polen, caída de flores y frutos.


Calcárea phosphorica:
Estrés hídrico, pudrición apical de frutos, sensibilidad aguda después de alta producción.


Magnesia carbónica
Aborto de flores, ausencia de floración, sensibilidad a bajas temperaturas, exceso o deficiencias de magnesio o calcio.

Staphysagria
Ataque de pulgones, nematodos o ácaros, plantas con exceso de sombra.


Nux vomica
Plantas intoxicadas por agrotóxicos.


Sulphur
Exceso de transpiración, plantas exigentes de fertilización.
 


Árnica
Plantas de clima templado (clima frío) en épocas de calor, después de eliminar yemas, después de cosechas que dañan las ramas (siempre que hayan daños mecánicos en los
 tejidos).

Calcárea carbónica, Calcárea phosphorica, Calcárea fluórica:
Plantas que no responden a los fertilizantes, tienen crecimiento lento, necrosis de los bordes de las hojas.

Chamomilla
Se utiliza para aumentar la absorción de nitrógeno de las plantas

Carbo vegetabilis
Puede ser utilizado para reactivar de forma equilibrada los biofertilizantes. Unido a Nux vomica se puede utilizar para descontaminar el agua.


Cina
Control de nematodos, plagas y bacterias.

Valeriana officinalis
Es eficiente en dar resistencia a plantas contra enfermedades, también es eficiente en activar el fósforo

Otros ejemplos del uso de medicamentos homeopáticos:

-Plantulas de caña tratadas con Oscilococcinum 200CH que estaban infestadas con Xanthomonas albilineans.

-Aplicación de Cina 200CH en esplantes de PHIA 18, en el cultivo in Vitro.


-Comparación de plantas de rábano que fueron tratadas con Calcárea carbonica 30H.

Conclusiones:

Las ventajas de la aplicación de las dosis infinitesimales se resumen en tres ámbitos:


El ecológico ya que las dinamizaciones homeopáticas carecen de toxicidad, son inocuas como lo señala Ruíz (2003a), ya que una dinamización 6CH corresponde a una billonésima parte del soluto utilizado y una 9CH corresponde a una trillonésima parte del soluto inicial y una 12CH ya no contiene el soluto del que se preparó la dinamización y por lo mismo no se daña al ecosistema, ni a los productores y consumidores por ser dinamizaciones muchas de ellas mayores a la 12CH; se puede lograr la inhibición de una sustancia tóxica en los cultivos, incluso de los suelos; el uso preventivo redunda en un mayor control de las plagas y enfermedades, sobre todo para enfermedades ya conocidas anualmente en cada cultivo, se puede incidir en lograr la inocuidad alimentaria al controlar a los organismos patógenos en la producción post-cosecha, la aplicación de dinamizaciones en los cultivos genera una resistencia natural de las plantas a las plagas y enfermedades;

El económico por el bajo costo de la elaboración de las dinamizaciones, sobre todo por los Fitonosodes los cuales se elaboran a partir de las plagas y enfermedades que afectan a los cultivos, logrando con ello la independencia del productor, ya que no por este medio ya no dependería del mercado de agroquímicos; la independencia alimentaria en estas condiciones es una necesidad social que la agrohomeopatía puede contribuir a resolver. La Agrohomeopatía contribuye en la sustentabilidad agropecuaria por el incremento de la producción al inhibir el daño de plagas y enfermedades.

Por último, el social porque la aplicación de la Agrohomeopatía le puede garantizar alimentos sanos, los cuales redundarán en beneficio de productores y consumidores, ya que al disminuir el daño por plagas y enfermedades se posibilita mayores volúmenes del cultivo, incidiendo en una mejor calidad de vida y una mejor salud.



Las limitaciones se encuentran en el ámbito de las estructuras Institucionales para permitir el desarrollo pleno de este conocimiento que a pesar de sus bondades sobre todo ecológicas no se promueve por desconocimiento y temor de generarse un problema teórico con el conocimiento establecido, otro problema es el escaso conocimiento que se tiene sobre el efecto de las dinamizaciones para el control de salinidad, resistencia a la sequía y a las heladas, además de conocer si la carencia que genera una sustancia también se puede aplicar el similar y por último el efecto en zig-zag que obliga a conocer la dinamización o dinamizaciones específicas para el control de plagas, enfermedades o como reguladores de crecimiento, por lo que cada cultivo debe tener una o varias dinamizaciones para lograr el óptimo biológico. La Agrohomeopatía es una opción para contribuir en mejorar las condiciones de vida de la población.

Perspectivas del uso de productos homeopáticos en la agricultura:

• Control de enfermedades virales, bacterianas y fungosas.

• Control de plagas.


• Control de la contaminación en laboratorios de cultivo in vitro, así como en Biofábricas.


• Mejoramiento de las condiciones de las vitroplantas en fase de aclimatización.


• Mejoramiento de la absorción de nutrientes.


• Germinación de semillas.


Referencias bibliográficas

1. Brizzi, M.; Nani, D.; Peruzzi, M. y Betti. (2000). Análisis de arsénico en altas diluciones homeopáticas en un modelo de germinación de trigo. Ed. Revista La Homeopatía de México. Vol. 69. Julio-Agosto. No. 607. México. pp. 141-149. Curtis P., J. F. 2001.
2. Acción del Retardante Cycocel en el trigo (Triticum aestivum). Ed. Revista La Homeopatía de México. Vol. 70. Mayo-Junio. No. 612. México. pp. 85-87.
3. Dickinson, C. H.; Lucas J. A. 1987. Patología vegetal y patógenos de plantas. Ed. LIMUSA. p.30.
4. García, Eliud. 1984. Compendio de la Materia Médica Homeopática. Ed. Propulsora de Homeopatía. México. p. 21, 16.
5. García-Pelayo y G., R. 1994. Diccionario Usual Larousse, México. p. 331.
6. Guiza y Azevedo, J. 1996. Diccionario de términos médicos de raíz griega. Ed. Instituto Politécnico Nacional. México. pp. 308.
7. Hamilton, G. 1992. Pequeña enciclopedia de la Horticultura Biológica. Ed. El País, Aguilar. México. pp. 66-83.
8. Hahnemann, S. 1984. Organón de la Medicina. Ed. Porrúa. México. pp. 75-76, 118-119.
9. Hoffmann, A. 2001. Animales desconocidos. Relatos acarológicos. Ed. SEP, FCE. CONACYT. Colección la ciencia para todos. No. 60. México. pp. 28-34.
10. Jesse R. C. 1985, Nemátodos de los vegetales. Su ecología y control. Ed. LIMUSA. México. p.15.
11. Jones y Jarvin (1981); Kabata y Pendias (1984). Tomado de Vázquez A, A. 2001. Contaminación del suelo con Metales. Ed. Memorias del Seminario de avances de investigación 2001 del Programa de Diagnóstico, Conservación y Recuperación del Suelo; Recursos Naturales y Ecología; Agricultura Orgánica. UACh. Chapingo, México. p. 24.
12. Khanna, K. K. y Chandra, S. 1976 Effect of some homeopathic drugs on the spore germination of four isolates of Alternaria Alternata. Indian Phytopatology. Vol. 29. Allahabad, India. p. 95.
13. Khanna, K. K. y Chandra, S. 1976.Control of tomato fruit rot caused by Fusarium roseum with homeopathic drugs. Indian Phytopatology. Vol. 29. Allahabad, India. pp. 269-272.
14. Khanna, K. K. y Chandra, S. 1978. Homeopathic drugs controls fruit rot caused by Pestalotia mangiferae Henn. Experentia (Basel) 34 (9). Allahabad, India. p. 1167.
15. Khurana, P. (1971). Effect of homoeopathic drugs on plant viruses. Planta Médica Vol. 20 No. 2. pp. 142-146.
16. Lara C., E. 1971. Las plantas como indicadores del efecto de las medicinas en los seres humanos. Tesis Profesional. UACh. Chapingo, México pp. 22-31, 45.
17. Martínez R., J. L.; J. de J. Aceves R. 1991.Enfermedades del frijol en los Altos y Sur de Jalisco. Ed. SARH-INIFA. Centro de Investigaciones Forestales y Agropecuarias de Jalisco. Folleto Técnico No. 1.
18. Meneses M., N.; González A., L. 2003. Acción de cuatro fármacos homeopáticos en el control de la contaminación por bacterias. Ed. Revista La Homeopatía de México. Vol. 72. Enero-Febrero. No. 622.
19. Meneses M., N.; Suárez P., C.; Barroso M., G.; Berrillo G., G.; González A., L. 2004. Influencia del Arsenicum Album en la germinación de las semillas de cafeto (Coffea arabica L.). Ed. Revista La Homeopatía de México. Vol. 73. Enero- Febrero. No. 626.
20. Misra, R. S.; K. K. Sinha; P. Singh. 1980. Evaluation of some homeopathic drugs against Aflatoxin production and growth of Aspergillus parasticus. Journal National Academy of Science letters. Vol. 3 No. 10 India.
21. Meuris J., (1959). Homeopatía vegetal (Traducción del francés). Revista: El método de la arboricultura. Bouche Tomas No. 1 y 2. Mimeo. México.
22. Morfin L., L. 1999. Homeopatía…. ¡para vacas! Periódico La Jornada, Investigación y Desarrollo. Noviembre. P.5.
23. Ragini Ch., KM.; S. N. Dixit; S. C. Tripathi. 1978. Effect of some homeopathic drugs on spore germination of certain fungi. Journal National Academy of Science Letters. Vol. 1 No.10 pp. 355 -356.
24. Rodríguez A., R. 2003. Las toxinas ambientales y sus efectos genéticos. Ed. SEP, FCE. CONACYT. Colección la ciencia para todos. No. 124. México. pp. 67.
25. Rodríguez R., R. 1998. Ensayo preliminar sobre el efecto de soluciones homeopáticas de NaCl y KNO3 en plántulas de trigo (Triticum aestivum L.). Tesis profesional. Universidad Autónoma Chapingo. p. 7.
26. Ruiz E., F. de J.; S. Castro I.; J. Curtis P. 1997a. Uso del Barbasco (Dioscorea villosa) en dinamizaciones homeopáticas como biorreguladores de crecimiento del frijol (Phaseolus vulgaris). Reporte de investigación. Inédito. UACh. Chapingo, México.
27. Ruiz E., F. de J.; S. Castro I.; J. Curtis P. 1997b. Respuesta del rabanito (Raphanus sativus, minor) al barbasco (Dioscorea villosa) en dinamizaciones homeopáticas. Reporte de investigación. Inédito. UACh. Chapingo, México.
28. Ruiz E., F. de J.; S. Castro I.; J. F. Curtis P. 2001. Aguas Negras Homeopáticas en la germinación de Trigo (Triticum aestivum). Ed. Memorias del Seminario de Avances de Investigación 2001. Programas Universitarios de investigación en Diagnóstico, Conservación y Recuperación del Suelo; Recursos Naturales y Ecología; Agricultura Orgánica. UACh. Chapingo, México.
29. Ruiz E., F. de J.; S. Castro I. 2002. Experimentación Pura en Agrohomeopatía. Ed. Memoria del Foro Nacional de Agricultura Sostenible: Enfoques y Perspectivas. Programas Universitarios De Investigación en Agricultura Orgánica, Agricultura Sustentable, Agroforestería y la Sociedad Mexicana de Agricultura Sostenible. Chapingo, México. pp. 83-88.
30. Ruiz E., F. de J. 2003a. Agrohomeopatía una Alternativa Ecológica, Tecnológica y Social. Tesis Doctoral. Departamento de Sociología Rural. UACh. Chapingo, México. pp. 225, 167-187.
31. Ruiz E., F. de J.; S. Castro I. 2003b. Fito experimentación Pura con Refrescos. Memoria del Seminario de Avances y Resultados de Investigación del Programa de Agricultura Orgánica. Chapingo, México. pp. 47-50.
32. Ruiz E., F. de J.; Guerrero S., J. I. 2003c. Control Homeopático de ácaros (Varroa destructor Oud.) en abejas. Memoria del Seminario de Investigación del Programa de Agricultura Orgánica. Chapingo. México. pp.52-56.
33. Ruiz Espinoza, Felipe de Jesús. 2004a. La Agrohomeopatía una alternativa ecológica contra la contaminación. Memoria del 1er Foro Interinstitucional sobre Control Homeopático de la Toxicidad en Humanos, Animales y plantas. Universidad Autónoma Chapingo. p. 43, 31.
34. Ruiz E., F. de J. 2004b. Curso Curricular optativo Teórico-Práctico de Agrohomeopatìa. Práctica No 1 Fito individualidad. Chapingo, México. p 1.
35. Ruiz E., F. de J. 2004c Hacia un nuevo paradigma en la agricultura. Revista Aquí Centros Regionales. Año11. No. 39. Septiembre. Chapingo México. pp..21-25.
36. Sandoval, L. G. 1961. Farmacopea Homeopática Mexicana. Ed. Propulsora de Homeopatía. México. pp. 27-40.
37. Scofield, A. M. 1984. Homeopathy and Potential Role in Agriculture. A Critical Review Biological, Agriculture and Horticulture. An International Journal. Vol. 2 No. 1 USA. p.6., 30.
38. Verma, H. N.; G: S. Verma; V. K. Verma; Ram, Krisna; K. N. Srivastava. (1969). Homeopathic and pharmacopoecial drugs as inhibitors of tobacco mosaic virus. Indian Phytopatology. Vol. XXII. Allahabad, India. pp.188-193.
39. Voisin, A. 1971. Suelo, Hierba, Cáncer. Ed. Tecnos. Madrid. España. pp. 281-282.
40. Vannier, Leon. 1987. Materia Médica homeopática. Ed. Porrúa. México. p. 434-439.
41. Wilson, C. L.; Loomis W. E. 1980. Botánica. Ed. Uteha. México. pp. 215.
42. E. Rivas (UNAH) y col. Acción de 9 fármacos homeopáticos sobre la germinación de esporas de Alternaria solani y semillas de trigo y jitomate. (Boletín Mexicano de Homeopatía, 1996).
43. Influencia del Arsenicum album en la germinación de las semillas de cafeto (Coffea arabica L.). La homeopatía de México 2004, 628: 3-7.
44. Acción de cuatro fármacos homeopáticos en el control de contaminación por bacterias. La Homeopatía de México 2003, 622: 11-12.
45. Brizzi M, Nani D, Peruzzi M, Betti L. Statistical analysis of high dilutions of arsenic. British Homeopathic Journal (2000)89, 63-69.
46. Betti L, Brizzi M, Nani D, Peruzzi M. A pilot statistical study with homeopathic potencies of Arsenicum album in wheat germination as a simple model. Br Hom J 1994; 833: 195-201.
47. W. Pongratz, PC Endler. Reappraisal of a classical botanical experiment in ultra high dilution research. Energetic coupling in a wheat model. Ultra high dilutions. Physiology and Physics. Ed. PC. Endler y J. Schulte. Kluwer Academic Publishers. Dordrecht, 1994, p 19-26.
48. Betti L, Brizzi M, Nani D, Peruzzi M. Efecto de diluciones altas de Arsenicum album en plantas de trigo provenientes de semillas envenenadas con la misma substancia. Br Hom J 1997; 86: 86-89.
49. Betti L, Lazzarato L, Trebbi G, et al. Efectos de arsénico homeopático en la resistencia de la planta de tabaco al TMV: sugerencias teóricas sobre la variabilidad del sistema, basado en un conjunto grande de datos experimentales. Homeopathy 2003.
50. Khanna K and. Chandra S. (1978). A homeopathic drug controls mango fruit rot causedby pestalotia mangiferae henn. Experientia; 34 (9):1168.
51. Meneses Moreno N.; González Álvarez L. R. (2003). Acción de 4 fármacos homeopáticos en el control de la contaminación por bacteria. La homeopatía de México, 622: 11-12.
52. Ruiz Espinosa Felipe. (2001). Agrohomeopatía: una opción ecológica para el campo mexicano. La Homeopatía de México. Vol. 70 Julio-Agosto, No 613; 110-116.
53. Santos Rodríguez J., Fernández Argüelles C. R. (1997) Acción del Argentum nitricum sobre la germinación y el crecimiento de Phaseolus vulgaris Lin. La Homeopatía de México.: Septiembre-Octubre; p. 147-151.
54. ALMEIDA, A.A.A.; GALVÃO, J.C.C.; CASALI, V.W.D.; LIMA, E.R.; MIRANDA, G.V. Tratamentos homeopáticos e densidade populacional de Spodoptera frugiperda (J.E.Smith, 1797) (Lepidoptera: Nocuidae) em plantas de milho no campo. Rev. Bras. De Milho e Sorgo, 2:1-8, 2003.
55. ALMEIDA, M.A.Z. Resposta do manjericão (Oncidium basilinum L.) á aplicação de preparações homeopáticas. Dissertação de Mestrado, UFV, 2003.
56. ANDRADE, F.M.C. Homeopatia no crescimento e na produção de cumarina em chambá Justicia pectoralis Jacq. Dissertação de Mestrado, UFV, 1999.
57. ANDRADE, F.M.C. Alterações da vitalidade do solo com o uso de preparados homeopáticos. Tese de Doutorado, UFV, 2004.
58. ANSELMO, I.M.C.; TORRES, M.P.; VICHIATO, M.R.M.; VICHIATO, M. Preparados homeopáticos na germinação e desenvolvimento de plântulas de mamoeiro. Papaya Brasil, 2007.
59. BAUMGARTNER, S.; SHAH, D.; HEUSSER, P.; THURNEYSEN, A. Homeopathic dilutions: is there a potential for application in organic plant production? IFOAM 2000 – The World Grows Organic. T. Arföldi, W. Lockeretz and U. Niggli, eds. Zürich vdf Hoschulverlag, 2000, p.97-100.
60. BATIROLA, M.R.; SILVA, R.T.B.; CASALI, V.W.D. Repetibilidade dos resultados da assimilação de CO2 em plantas de Sphagneticola trilobata tratadas com Apis mellifica 6CH. Cultura Homeopática, 16, Anais do XX Simpósio do GIRI, 2006, p.51.
61. BETTI, L.; BORGUINI, F.; NANI, D.; Plant models for fundamental research in homeopathy. Homeopathy 92, 2003, p.129-130.
62. BETTI, L.; LAZZARATO, L.; TREBBI, G.; BRIZZI, M.; CALZONI, G.L.; BORGHINI, F.; NANI, D. Effects of homeopathic arsenic on tobacco plant resistance to tobacco mosaic virus. Homeopathy 92 (4), 2003, 195-202.
63. BETTI, L.; LAZZARATO, L.; TREBBI, G.; BRIZZI, M.; CALZONI, G.L.; BORGHINI, F.; PERUZZI, M.; NANI, D. Homeopathic arsenic trioxide on different plant models. XVIII Symposium of G.I.R.I., P.1-2, 2004.
64. BINDER, M.; BAUMGARTNER, S.; THURNEYSEN, A. The effects of a 45x potency of Arsenicum album on wheat seedling growth – a reproduction trial. XIX Symposium of G.I.R.I., Monaco, 2005.
65. BOFF, P.; MADRUGA, E.; ZANELATO, M.; BOFF, M.I.C. Pest and disease management of potato crops with homeopathic preparations and germplasm variability. Proc. 16th IFOAM Organic World Congress, Modena, 2008.
66. BOIRON, J.; ZERVUDACKI. Ação das diluições infinitesimais de arseniato de sódio sobre a respiração de coleóptilos de trigo. Annales Homéopathiques Françaises, 5, 1962. In: Plazy, M. Pesquisa experimental moderna, Rio de Janeiro, 1969, p.18-22.
67. BONATO, C. M. ; SILVA, Eni Paulo da . Effect of the homeopathic solution Sulphur on the growth and productivity of radish. Acta Scientiarum (UEM), Maringá, v. 25, n. 2, p. 259-263, 2003.
68. BONATO, C.M.; PROENÇA, G.T.; REIS, B. Homeopathic drugs Arsenicum album and Sulphur affect the growth and essential oil content in mint (Mentha arvensis L.). Acta Scientiarum. Agronomy, 31, 2009, p. 101-105.
69. BONATO, C.M.; SOUZA, A.F.; COLLET, M.A. Controle da ferrugem (Phakopsora euvitis Ono) em videira pela aplicação de soluções homeopáticas. Cultura Homeopática, 16, Anais do XX Simpósio do GIRI, 2006, p.52.
70. BONATO, C.M.; VIOTTO, E.G.; HARA, J.H.; REIS, B.; MYZOTE, A.T.; CISNEIROS, J.A. Aplicação dos medicamentos homeopáticos Lachesis e isoterápico do virus do mosaico da cana sobre o crescimento e infecção viral em sorgo (Sorghum bicolor (L.) Moench). Cultura Homeopática, 16, Anais do XX Simpósio do GIRI, 2006, p.51.
71. BONATO, C.M. Effect of the homeopathy in the host physiology. Fitopatologia Brasileira, v. 35, p. 17-20, 2007.
72. BRIZZI, M.; LAZZARATTO, L.. NANI, D.; BORGUINI, F.; PERUZZI, M.; BETTI, L. A bio-statistical insight into the As2O3 high dilution effects on the rate and variability of wheat seedling growth. Forsch Komplementärmed Klass Naturheilkd, 12, 2005, p. 277-283 (acessado em dez, 2008)
73. BRIZZI, M.; NANI, D.; PERUZZI, M.; BETTI, L. Statistical analysis of the effect of high dilutions of arsenic in a large dataset from a wheat germination model. British Homeopathic Journal 89, 2000, p.63-67.
74. CARNEIRO, S.M.T.P.G.; TEIXEIRA, M.Z. Pesquisa homeopática na agricultura: premissas básicas. Rev. de Homeop, São Paulo, v.68 (1-2): 63-72, 2003.
75. CARVALHO, L.M.; CASALI, V.W.D.; LISBOA, S.P.; SOUZA, M.A.; CECON, P.R. A homeopatia Arnica montana no cultivo de artemísia. Rev. Bras. Agroecologia, 2(1): 1107-1111, 2007.
76. CASA, J.; BOFF, M.I.C.; BOFF, P. Manejo ecológico de insetos-praga associados a cultura do vime. Rev. Bras. Agroecologia, 2(1): 958-962, 2007.
77. CASTRO, D.M. Preparações homeopáticas em plantas de cenoura, beterraba, capim-limão e chambá. Tese de doutorado, UFV, 2002.
78. CHEEMA, S.S.; REDDY, R.S.; KAPUR, S.P.; BANSAL, R.D. Comparative efficacy of homoeopathic drugs against papaya mosaic virus (PaMV) as foliar spray. Indian Jour. Virol.. 1986, 2: 2, 132-135. In: Review-of-Plant-Pathology 1988 067-05094.
79. CHEEMA, -SS; SANJIV-KAPILA; ARUN-KUMAR; KAPILA, -S; KUMAR, A. Efficacy of various bio-products and chemicals against tobacco mosaic virus in tomato and cucumber mosaic virus in bottle gourd. Plant-Disease-Research. 1993, 8: 2, 110-114.
DINIZ, L.P. Avaliação de produtos alternativos para controle da requeima do tomateiro. Dissertação de Mestrado, UFV, 2003.
80. DUARTE, E.S.M. Crescimento e teor de óleo essencial em plantas de Eucalyptus citriodora e Eucalyptus globulus tratadas com homeopatia. Tese de doutorado, UFV, 2007.
81. ESPINOZA, F. J. R. Agrohomeopatia: una opcion ecológica para el campo mexicano. Homeopatia Méx, 70 (613): 110-116, julago. 2001.
82. GONÇALVES, P.A.S. Preparados homeopáticos no controle de Thrips tabaci Lind em sistema orgânico de cultivo de cebola. Rev. Cienc. Agroveterinárias, Lages, 6(1), 2007, p.22-28.
83. GRAVIOU, E. Dosage de l’action d’une 15 CH de sulfate de cuivre. Comparaison des résultats dans le temps. Ann. Homeopath. Fr., 1981, 23: 5-23.
84. GRISA, S.; TOLEDO, M.V.; OLIVEIRA, L.C.; HOLZ, L.; MARINE, D. Análise quantitativa de plantas de beterraba com preparados homeopáticos de Staphysagria. Rev. Bras. de Agroecologia, 2(2), 2007, 1046-1050.
85. HAMMAN, B.; KONIG, G.; LOK, K.H. Homeopathically prepared gibberelic acid and barley seed germination. Homeopathy 92 (3):140-44, 2003.
86. KHANNA, K.K., CHANDRA, S. Control of leaf blight of wheat caused by A. alternata with homeopathic drugs. Indian J. Phytopathol.1977, 30, 320-322.
87. KHANNA, K.K.; CHANDRA S. Further investigations on the control of storage rot of mango, guava and tomato fruits with homeopathic drugs. Indian Phytopathology (1989) (3) 436-440.
88. KAYNE, S. An agricultural application of homoeopathy. Br. Homoeopath. Jour. 80 (3), 157-160, 1991.
89. KUMAR, R.; KUMAR, S. Effect of homoeopathic medicines on fungal growth and conidial germination. Indian Phytopathology (1980) (33) 620-621.
90. KAVIRAJ, V.D. Homeopathy for farm and garden. Mark Moodie Pub., Gloucester, UK, 2006, 191p.
91. LISBOA, S.P. Antagonismo de preparações homeopáticas na fotossíntese de plantas de Ruta graveolens. Dissertação de Mestrado, UFV, 2006.
92. MAPELLI, N.C. Soluções homeopáticas em Brevicoryne brassicae e Ascia monuste orseis. Tese de doutorado, UFV, 2006.
93. MARQUES, R.M. Vigor de sementes de milho tratadas com os preparados homeopáticos Antimonium crudum e Arsenicum album. Dissertação de Mestrado, UFV, 2007.
94. MARQUES, R. M.; MARQUES-SILVA, G.G.; BONATO, C.M. Effects of high dilutions of Cymbopogon winterianus Jowitt (citronella) on the germination and growth of seedlings of Sida rhombifolia. International Journal of High Dilution Research, v. 7, p. 34-25, 2008.
95. MORENO, N.M.; PEREZ, C.S.; MENDEZ, G.B.; GONZALEZ, G.B.; ; ALVAREZ, L.R.G. Influencia del Arsenicum album en la germinacion de las semillas de cafeto (Coffea arabica L). Homeopatia Méx;73(628):3-7, 2004.
96. MORENO, N. M.; GONZALEZ A.; LESTER R. Agrohomeopatía: una opción para la agricultura en Cuba. Homeopatia Méx;74(638), 2005, 170-179.
97. NETIEN, G., GRAVIOU, E., MARIN, A. Ação de doses infinitesimais de sulfato de cobre sobre plantas previamente intoxicadas por essa substância. Annales Homéopathiques Françaises, 1965. In: Plazy, M. Pesquisa experimental moderna, Rio de Janeiro, 1969, p. 67-72.
98. NETIEN, G., BOIRON, J., MARIN, A. Ação de doses infinitesimais de sulfato de cobre sobre plantas previamente intoxicadas por essa substância. Annales Homéopathiques Françaises, 1966. In: Plazy, M. Pesquisa experimental moderna, Rio de Janeiro, 1969, p. 73-79.
99. PANDEY, M.L.; AMAR, SAXENA; GUPTA, R.C. Antifungal effect of certain homeopathic drugs. Madras Agricultural Journal (1987) 74 (3) 162-164. In: Rew-of-Plant-Pathology 1989.
100. PRADHAN, -AK; RAY, -S. Evaluation of some homoeopathic chemicals against root-knot nematode, Meloidogyne incognita infesting tomato. Indian-Journal-of-Nematology. 1987, 17: 1, 134-135. In: Review-of-Plant-Pathology 1993.
101. RAKA-KHANNA; KHANNA, -KK; SUDHIR-CHANDRA; KHANNA,-R; CHANDRA,-S. Effect of homoeopathic drugs on seed mycoflora of wheat. National-Academy-Science-Letters. 1989, 12: 2, 39-41. In: Review-of-Plant-Pathology 1991.
102. RIVAS, E.; CECEÑA; GUAJARDO, G. Germinacion de esporas de Alternaria solani y de semillas de trigo y tomate. Boletín Mexicano de Homeopatia, 29(2), 1996, p.44-46 Rodrigues, R.G. Análise morfológica e fitoquímica da fava d’anta (Dimorphandra mollis Benth.). Tese de doutorado, UFV, 2007.
103. RODRIGUEZ, J.S.; ARGÜELES, R.F. Frijol negro: accion de argentums nitricum sobre la germinacion y crecimiento de Phaseolus vulgaris L. La Homeopatia de México, 590, 1997, p. 147-151.
104. ROLIM, P.R.R.; BRIGNANI NETO, F.; SOUZA, J.M.; MONTES, S.M. N. M. ; ; CERÁVOLO, L.C. Ação “in vitro” de produtos homeopáticos sobre Xanthomonas axonopodis pv. citri, agente causal do cancro cítrico. I Congresso Brasileiro de Defensivos Agrícolas Naturais, Fortaleza, 2000.
105. ROLIM, P.R.R.; BRIGNANI NETO, F.; SOUZA, J.M. Ação de produtos homeopáticos sobre oídio (Oidium lycopersici) do tomateiro. Summa Phyt., 2001a.
106. ROLIM, P.R.R.; BRIGNANI NETO, F. ; SOUZA, J.M. Controle de oídio da macieira por preparações homeopáticas. Fitopat. Bras., 2001b.
107. ROLIM, P.R.R.; BRIGNANI NETO, F.; SOUZA, S.A.; MIZOTE, F.A.; NARITA, N.; JESUS, C.R.; SHINOHARA, D.; OLIVEIRA, D.A. Manejo da cultura de maracujá sem o uso de agroquímicos convencionais. IV Reunião Técnica de Pesquisa em Maracujazeiro, Viçosa, 2002.
108. ROLIM, P.R.R.; TOFÖLI, J.G.; DOMINGUES, R.J. Preparados homeopáticos em tratamentos pós-colheita de tomate. Anais do III Congresso Brasileiro de Agroecologia, Florianópolis. 2005a.
109. ROLIM, P.R.R.; TOFÖLI, J.G.; DOMINGUES, R.J.; ROSSI, F. Preparados homeopáticos no controle da pinta preta do tomateiro. Anais do 45º. Congresso Brasileiro de Olericultura, Fortaleza, 7 a 12 de agosto, 2005b.
110. ROLIM, P.R.R.; HOJO, H.; ROSSI, F. Controle de ácaro vermelho do tomateiro por preparações homeopáticas. Anais do 45º. Congresso Brasileiro de Olericultura, Fortaleza, 7 a 12 de agosto, 2005c.
111. ROLIM, P.R.R.; VECHIATO, M.; ROSSI, F.; TOFÖLI, J.G.; DOMINGUES, R.J. Tratamento de sementes com medicamentos homeopáticos. Anais do 46º. Congresso Brasileiro de Olericultura, 2006.
112. ROMANO, F.C.; ARENALES, M.C.; ZERBATTO, R.; NEVES, J.; BONTURI, S.R.;
113. RIBEIRO, C.C.; POPTIZ, M.F. Desenvolvimento do rabanete Raphanus sativus L. submetido a diferentes pulverizações com soluções homeopáticas. Thesis, São Paulo, 1(3), 2005, 92-101.
114. ROSSI, F. Aplicação de preparados homeopáticos em morango e alface visando o cultivo com base agroecológica. Dissertação de Mestrado, ESALQ, 2005.
115. ROSSI, F.; MELO, P.C.T.; AMBROSANO, E.J.; AMBROSANO, G.M.B.; SCHAMMASS, E.; GUIRADO, N.; MENDES, P.C. D. Variabilidade em experimentos realizados no Pólo Centro Sul (APTA/SAA) com aplicação de homeopatia em plantas. Anais do I Encontro Científico da Pós-Graduação na ESALQ e II Encontro sobre Metodologia Científica, Pesquisa e Pós-Graduação. Piracicaba, 2005. v. 1.
116. ROSSI, F.; AMBROSANO, E.J.; ROLIM, P.R.R.; ATZINGEN, E.M.M.v; SILVA, N.M.A. Fitopatogenesia. Cultura Homeopática, 16, Anais do XX Simpósio do GIRI, 2006, p.52.
117. ROSSI, F.; AMBROSANO, E.J.; MELO, P.C.T.; GUIRADO, N.; MENDES, P.C.D. Experiências básicas de homeopatia em vegetais. Cultura Homeopática 7(3), 2004, 12-13.
118. ROSSI, F.; AZEVEDO FILHO, J.A.; MELO, P.C.T.; AMBROSANO, E.J.; GUIRADO, N.; SCHAMASS, E.A. Cultivo orgânico de batata com aplicação de preparados homeopáticos. Rev. Bras. de Agroecologia, 2(2), 2007, 937-941.
119. ROSSI, F.; MELO, P.C.T.; AMBROSANO, E.J.; GUIRADO, N.; SHIRAHIGE, F.H.; KAMIMURA, D.T.T.; INOUE, A.M.;
120. AMBROZANO, M.F. Desenvolvimento de mudas de couve chines com aplicação de preparado homeopático. Rev. Bras. de Agroecologia, 2(2), 2007, 937-941.
121. ROSSI, F.; MELO, P.C.T.; PASCHOLATI, S.F.; CASALI, V.W.D.; AMBROSANO, E.J.; GUIRADO, N.; MENDES, P.C.D. AMBROSANO, G.M.B.; SCHAMASS, E.A.; TOFFANO, L.; DI PIERO, R.M. Aplicação de bioterápico visando induzir resistência em tomateiro contra mancha bacteriana. Rev. Bras. de Agroecologia, 2(1), 2007, 858-862.
122. ROSSI, F.; ARÉVALO, R.A.; AMBROSANO, E.J.; GUIRADO, N.; AMBROSANO, G.M.B.; MENDES, P.C.D.; MOTA, B.; ATZINGEN, E.M.M.v.; MENUZZO, M.M.; VARELLA, A.S. Aplicação de preparado homeopático no controle da tiririca em área agroecológica. Rev. Bras. de Agroecologia, 2(1), 2007, 870-874.
123. RUPP, L.C.D.; BOFF, M.I.C.; BOTTON, M.; SANTOS, F.; BOFF, P. Preparados homeopáticos para o manejo da mosca-dasfrutas na cultura do pessegueiro. , Rev. Bras. de Agroecologia, 2(1), 2007, 1606-1610.
124. SAXENA, A.; PANDEY, M.L; GUPTA, R.C. Effect of certain homeopathic drugs on incidence of seed-borne fungi and seed germination of Abelmoschus esculentus. Indian Journal of Mycology and Plant Pathology (1987, publ.1988) 17(2) 191-192.
125. SCOFIELD, A. M. Homeopathy and its potential role in agriculture. A critical review. Biol. Agricultul 1984, 1-50.
126. SILVA, G.G.M.; BONATO, C.M. Avaliação dos efeitos da aplicação de soluções homeopáticas Rosmarinus officinalis L. e Artemisia absinthium L. na germinação de corda-de-viola (Ipomea sp.). Cultura Homeopática, 16, Anais do XX Simpósio do GIRI, 2006, p.50.
127. SILVEIRA, J.C. Germinação de sementes de crotaléria e de alface com o preparado homeopático de ácido giberélico. Dissertação de mestrado, UFV, 2008.
128. SIQUEIRA, N.M.B.; ARAÚJO, R.G.; SANTOS, M.R.O.; LACERDA, R.J.; ALVARENGA, M.M.; LOPES, M.L.S. Análise da influência do policresto homeopático Carbo vegetabilis CH5 na germinação e no crescimento de Phaseolus vulgaris. Rev. Cient. da FAMINAS, Muriaé, 4 (1), 2008, p.108.
129. TREBBI, G., FANTINO, M.G., DINELLI, G., MAROTTI, I., BURGIO, G., NANI, D.; BETTI, L. Effects of homeopathic and mineral treatments on dark leaf spot caused by Alternaria brassicicola on cauliflower. 16th IFOAM Organic World Congress, Modena, 2008,4p.
130. TICHAVSKY, R. Manual de Agrohomeopatia. Inst. Comenius y Secret. Desarollo Social, México, 2007, 40p.
131. TICHAVSKY, R. Homeopatia para las plantas. Inst. Comenius y Secret. Desarollo Social, México, 2009. 236p.
132. ZIBETTI, A. P.; MOREIRA, F. C.; PARIZOTTO, Â.V.; CAVALCA, P.A.M.; MARQUES, R.M.; REIS, B.; LOLIS, M.I.G.A.; MALLER, A.; BONATO, C.M. Efeitos dos medicamentos homeopáticos Sulphur, Aceticum acidum e Natrum muriaticum na germinação e no crescimento de plântulas de alface (Lactuca sativa L.). In: 48o Congresso Brasileiro de Olericultura, 2008, Maringá.

 

LAS ENFERMEDADES MIASMÁTICAS EN LAS PLANTAS:

Las enfermedades miasmáticas en las plantas son un tema poco explorado dentro de la
agrohomeopatía.

La agricultura convencional considera a todas las enfermedades como agudas y externas a la
planta, dejando sin explicación las constantes recaídas y resistencias de las enfermedades y plagas en las plagas en las plantas y en el suelo.

Mientras que antes de la “revolución verde” era poco frecuente observar las expresiones miasmáticas en los cultivos, hoy, medio siglo después de las aplicaciones de los agrotóxicos y supresiones continuas, podemos decir que es raro encontrar un cultivo que no presenta estragos de una afección miasmática.

Mientras que antes de la “revolución verde” el miasma más frecuente era la psora, actualmente son mucho más frecuentes las destructivas afecciones sicóticas y luéticas.

El resultado de las supresiones condujo a la humanidad al umbral de la sobrevivencia alimentaria, el rendimiento de los cultivos ha disminuido y el costo debido de la producción a la aplicación de los agrotóxicos ha aumentado enormemente.

Es un hecho de que la “revolución verde” condujo a la humanidad a la antesala del inminente surgimiento de las superplagas y a una franca declinación de la seguridad alimentaria para el ser humano.

Una parte de los agricultores, en aras de ser ecológicos, aplica sustancias naturales a las plantas, simplemente sustituyendo un producto agrotóxico alopático por otro producto natural o incluso uno homeopático, pero su utilidad ecológica es cercana a nula si se suministra sin un criterio homeopático, es decir bajo el mismo enfoque alopático (por la acción de los contrarios).

De hecho, los agricultores generalmente buscan recetas del mismo tipo de los que se imprimen
en los recipientes de las sustancias agrotóxicas.

¿Con qué quito el coleóptero x?:

Aplica tantos kilos en tantos litros por hectárea ¡y listo!

En apariencia el coleóptero en la planta es la plaga, pero en realidad debe ser considerado la expresión de la dolencia, no la dolencia misma.

Esta pequeña diferencia en el enfoque conduce a la resistencia o a la curación completa.

Muy probablemente un coleóptero en papa requerirá otro medicamento homeopático que el mismo coleóptero presente en un pepino, teniendo que coincidir la totalidad de los síntomas con la sustancia seleccionada.

Es decir, la aplicación de los medicamentos homeopáticos en las plantas es y debe ser individualizada, no se puede aplicarlas en un molde o como una receta infalible para todos los
casos.

El productor dice: mi suelo está ácido, ¿con qué remedio homeopático modificaré el pH ácido al neutro? Aquí al igual que en ejemplo anterior estamos frente a un síntoma de desequilibrio expresado en forma de acidez, más no conocemos la dolencia misma que la causa.

Corregir el problema con una aplicación alopática de cal, no sólo paliará el problema temporalmente, sino que conducirá al predio entero hacia un declive vital seguro.

De esta manera incluso la aplicación de las sustancias homeopáticas hecha bajo un enfoque alopático resuelve las enfermedades de las plantas y del suelo sólo momentáneamente y en apariencia; a mediano plazo provocará supresiones tanto en el suelo como en las propias plantas conduciendo al holón o bioconstelación entera hacia la expresión de la enfermedad crónica y miasmática.

Holón o bioconstelación son sinónimos para designar un conjunto de interrelaciones que establecen las plantas, insectos, hongos, microorganismos y otros seres vivos con el suelo entre sí y con el aire, con el sistema hídrico y geológico-energético de un lugar estableciendo una unidad de convivencia, permanente o temporal. Un cambio mínimo en cualquiera de las partes afecta de manera importante el resto del holón.

De esta manera una intervención agrohomeopática exitosa frente a una enfermedad miasmática debe repertorizar no solamente a la planta aislada o el cultivo por sí mismo, sino debe tomar en cuenta la sintomatología del holón completo.

Samuel Hahnemann hizo una larga enumeración de ejemplos de supresión de las enfermedades miasmáticas en los humanos en su libro Las Enfermedades Crónicas (1) y resaltando los peligros mortales de esta supresión.

Agricultores convencionales e incluso algunos principiantes en la agrohomeopatía caen en la tentación de aplicar Caléndula o Ledum palustre para las expresiones psóricas en la epidermis de la planta, incluso aplican azufre espolvoreado consiguiendo un alivio momentáneo, pero a mediano plazo producirán irremediablemente una supresión, empeoramiento y muerte de la planta y del suelo.

En esta categoría recaen también las repetidas aplicaciones “ecológicas” de árbol Neem (Azadirachta indica) o Bacillus thuringuensis para suprimir a los insectos patógenos en las plantas que a corto plazo disminuyen la presencia de la plaga, pero a la larga producen una resistencia y una enfermedad crónica en los cultivos y en el suelo.

Samuel Hahnemann señaló la inconveniencia de tomar al efecto psórico como causa y suprimirla. No basta matar a los microbios, quitar los parásitos o calmar los síntomas por un remedio homeopático agudo y reportarlo en una tabla, es necesario repertorizar al remedio de forma homeopática (bajo el estricto criterio coincidencia de la totalidad de los síntomas con los producidos por el remedio) para lograr una sanación duradera de la planta y del suelo.

Es inútil lavar las hojas de la planta con jabón localmente, el desequilibrio vital de origen miasmático afecta profundamente a la planta y emite señales que atraen a los patógenos una y otra vez.

Solamente el remedio miasmático que actúe internamente y ha sido elegido por medio de la repertorización de totalidad de los síntomas puede resolver y establecer la homeostasis dentro de la planta y del suelo.

La lista de los remedios miasmáticos hecha por Hahnemann y sus sucesores es encabezada por Sulphur, un remedio que actúa como una especie de revelador, prepara y facilita la acción de otros remedios y relata fielmente la relación entre los órganos y de la epidermis de la planta.

Sucede lo mismo con el suelo, considerándolo como un organismo vivo, la superficie del suelo expresa frecuentemente la enfermedad miasmática del mismo, con mayor frecuencia la psora. Algunas reacciones epidérmicas en la planta y en el suelo parecen representar eliminaciones propias de una curación de un miasma pero no siempre es así.

Algunas afecciones epidérmicas en las plantas se acompañan de eliminaciones, pero conducen
rápidamente a la muerte de la planta.

Por ejemplo, las expresiones epidérmicas de la afección miasmática artríticas en los manzanos
de edad avanzada acelerados por las repetidas podas bajo la aplicación de Calcarea carbonica
200 CH desaparecen, pero a la vez conducen al árbol a una muerte segura rápidamente.

En este caso Berberis vulgaris a la potencia media resolverá el problema en el árbol sin grandes
obstáculos.

La Calcarea carbonica en potencia media, por ejemplo, 30CH, pudiera ser indicada en caso de un árbol de manzano jóven, con la misma dolencia y la resolverá con éxito.

De acuerdo a Hahnemann las enfermedades agudas se dividen entre individuales, esporádicas
y epidémicas. Y referente a las enfermedades crónicas distingue:

1. Enfermedades con muchos síntomas:

1.1. Miasmáticas.
1.2. Enfermedades simples, por ejemplo, Psora.
1.3. Enfermedades compuestas, por ejemplo, Psora-sicosis.

Pudiendo ser continuas, intermitentes o alternantes:

1.2.1. Enfermedades debidas a condiciones poco higiénicas.
1.2.2. Enfermedades debidas a la continua aplicación de medicinas no homeopáticas o adictivas (por ejemplo, aplicación repetida de fertilizantes químicos).
1.2.3. Enfermedades ocupacionales.

2. Enfermedades con escasos síntomas:

2.1. Enfermedades de lateralidad simple:

2.1.1. Enfermedades mentales.

2.1.2. Enfermedades físicas.

2.2. Enfermedades locales:

2.2.1. Enfermedades quirúrgicas.

2.2.2. Enfermedades no quirúrgicas (2).

Bajo los avances de la Inmunología y la Biología celular está claro que los miasmas no pueden identificarse de manera simple con un agente patógeno externo (por ejemplo, una bacteria o un virus) ya que son parte de un complejo de influencias externas e internas, de la exposición de la planta a los patógenos, pero a la vez su predisposición vital para enfermarse.

Una de las características de un miasma es que “las enfermedades miasmáticas jamás se extinguen por sí mismas” (3). Esperar que una enfermedad miasmática se resuelva por la pura fuerza vital de la planta o del suelo es perder el tiempo.

Hahnemann distingue tres miasmas:

I. Psora.

II. Sífilis.

III. Psicosis.

Algunos investigadores actuales le añaden el miasma de cáncer, sida, o turberculosis. No hay una teoría unificada actualmente que pudiera explicar a los miasmas de manera inequívoca.

En las plantas podemos definir tres miasmas entendiéndolos de manera más amplia:

Psora: inhibición o pérdida de las funciones e hipersensibilidad con la consecuente irritación o inflamación de los tejidos, estos cambios fisiológicos generalmente no destruyen a la planta, pero se expresan por ejemplo por la presencia crónica de áfidos (pulgones) en el cultivo.

Sycosis: dilatación, debilitamiento de tejidos, caída de flores o de frutos, procesos proliferativos, prolapsos, o endurecimiento de tejidos, por ejemplo, un cancro.

Luesis: destrucción completa de todos los tejidos de la planta incluyendo la raíz, y de su sistema de despliegue de defensas en forma de metabolitos secundarios por ejemplo en forma de pudriciones.

Se han estudiado poco las enfermedades miasmáticas en las plantas y, por lo que sabemos hoy, son parcialmente similares a los miasmas descritos por Hahnemann.

Por ejemplo, la alternancia entre las expresiones psóricas en las plantas con las afecciones del sistema respiratorio en las plantas es clásico (recuerda la alternancia entre el eczema y el asma en los humanos).

Particulares intereses atraen las enfermedades miasmáticas en el sistema de los bosques expresándose en un fenómeno conocido como “dying forest”, donde se presenta muerte masiva de árboles y de todo el holón forestal dando paso a la sucesión biológica: la desertificación del lugar.

Los investigadores forestales sospechan que se trata de un conjunto de influencias y enfermedades crónicas para las cuales no conocen remedio o tratamiento alguno, el fenómeno se intensifica en las áreas naturales protegidas debido a la prohibición del uso de las sustancias agrotóxicas.

La homeopatía forestal es la única alternativa viable, porque incluso los programas de reforestación en estas áreas han fallado debido a la presencia del miasma en todo el holón.

Los árboles reforestados pronto presentan las mismas enfermedades y declinaciones vitales de sus antecesores.

La repertorización y solución de un caso de enfermedad miasmática en las plantas o suelos requiere conocimiento avanzado de homeopatía, constancia y una buena dosis de paciencia.

Hay que tomar en cuenta que la curación de las enfermedades miasmáticas en las plantas y en el suelo requiere un tiempo considerable.

“Las enfermedades que ya tengan larga duración (y especialmente las que son resultado de alguna complicación) requieren para su curación un tiempo proporcionalmente mayor.

Una intervención exitosa frecuentemente tarda entre uno y tres años para poder apreciar cambios visibles, medibles y duraderos.

Es un tiempo que podemos considerar como muy rápido considerando que las enfermedades miasmáticas crónicas tardan décadas en desarrollarse, perpetuarse y externarse en el holón.

Literatura (Bibliografía):

1. Samuel Hahnemann, Las enfermedades crónicas, Editorial Porrúa, Edición Sexta, México 2004.

2. Harimohon Choudhury, Indications of miasms, secunda edición Jain Publishers 2006. pp.6 y 7

3. Samuel Hahnemann, Las Enfermedades crónicas, Editorial Porrúa, Edición Sexta, México, 2004, p.41.

4. Radko Tichavsky, Homeopatía para las plantas, Ed. Fujimoto promociones, México, 2009 pp. 129 y 130.

5. Samuel Hahnemann, Organón de la Medicina, Editorial Porrúa 2002, párrafo 149 pp. 189

Effect of the Homeopathic Solution Sulphur on the Growth and Productivity of Radish

ABSTRACT:

The aim of this work was to analyze the effect of the homeopathic solution Sulphur on some radish growth variables. Five dynamizations (potencies) of Sulphur were used (5CH,12CH, 30CH, 200CH and 1 MCH) on a centesimal scale. Treatments were carried out in vases outdoors and the homeopathic solution was applied weekly. The fresh and dry matter mass of the shoot and the root system, the average length of the root system, the average plant length, the length of the largest leaf and the root diameter were analyzed. The application of Sulphur improved the general conditions of the plants in practically all the studied variables, when compared with a control. The dynamizations 5CH, 12CH, 30CH and 1 MCH showed better responses. The control and the dynamization 200 CH were the treatments that presented the most negative results. The results suggest that the homeopathic Sulphur can be an alternative to improve the productivity and appearance of commercial agricultural products, with substantial reduction in agricultural input.

Key words: dynamization (potentization), Raphanus sativus L. Introduction The basic principle of homeopathy, according to Samuel Hahnemann (1755 to 1843), is the use of dynamized (potentized) solutions prepared from animal, vegetable or mineral substances, or sick tissues. For homeopathy, the disease or the unbalance is seen as an energetic unbalance and not as the action of the virus, bacteria and others (Bonato, 2002). The homeopathic solution promotes the re-establishment of the plants through improvement of their natural defenses. The use of homeopathy in agriculture was made official in 1999 (Brasil, 1999). Now homeopathic science is being used efficiently in the control of plagues (Fazolin et al., 2000), diseases (Verma et al., 1969; Kumar, 1980; Khanna e Chandra, 1983), to increase the active principles in medicinal plants (Carvalho 2001; Castro, 2002), plant detoxification for metals as aluminium (Rocha et al., 2002; Moretti et al., 2002) and copper (Almeida, 2002), increasing plant growth rate and productivity (Castro, 2002). This suggested the idea of verifying the applicability of the homeopathic solution Sulphur in some variables of the radish, for growth and productivity.

Material and methods The experiment was conducted in the Didactic and Experimental Garden of Departamento de Biologia da Universidade Estadual de Maringá, from September 3 to October 25, 2002.

Obtaining the homeopathic solutions, The main Sulphur solutions were obtained on a centesimal scale from a suitable pharmaceutical laboratory (Farmácia Homeopática João Vicente Martins- Maringá -PR).

Application of the homeopathic solution The treatments consisted of applications of 5 homeopathic dynamizations of Sulphur 5CH, 12CH, 30CH, 200CH and 1 MCH) and water used as control. The Sulphur was applied in the proportion of twenty drops (1.5 mL) per water liter. Each vase received 100mL of the solution every seven days.

Performance of the experiment Radish seeds were sown directly in 3-liter vases, receiving, as substratum, soil, decomposed bovine manure and sand in the proportion of 3:2:1, respectively. Ferralsols originating from the Didactic and Experimental Garden were used. After one week, the plants were thinned, leaving just two plants per vase. Soluble fertilizers were not used during the experiment. The data were collected for 31 days. The experiment was carried out according to double-blind methodology, i.e. the experimenter and the applicator ignored the dynamization of the solution that was being applied.

Statistics The experimental delineation was entirely in randomized blocks, with 4 repetitions. The treatments consisted of 5 Sulphur dynamizations on a Hahnemannian centesimal scale, in addition to the control. In the qualitative tests, the averages were compared using the Scott-Knott test at 5% probability. As regards the quantitative variables, the models were chosen based on the significance of the regression coefficients using the “t” test at 5% probability.
Obtaining the data Data collection was made every 7 days. Evaluations were always made in the same afternoon period.

Quantified variables Length of the largest leaf Evaluation of leaf length was made weekly. The measures were taken starting from the beginning of the petiole to the leaf apex.

Plant height Determination of plant height in each phase was made measuring the distance between the base of the stem and maximum plant height.

Fresh matter of the shoot and the root system The plants collected on the 31st day after being sown had their shoots and root system highlighted, with the aid of scissors, and immediately weighed on an analytic scale.

Dry matter of the shoot and the root system After the fresh matter of the shoot and the root system was weighed, the material was placed in a kiln (70°C) at constant mass and then weighed on an analytic scale.

Results and discussion Effect of Sulphur on leaf length Average leaf length was influenced by the application of the homeopathic solution Sulphur.

The dynamizations 5CH, 12CH, 30CH and 1 MCH showed longer average leaf length in relation to dynamization 200CH and to the control (water). It was observed that the plants responded differently when several dynamizations of the same solution were applied. In several situations, the homeopathic solution also inhibits leaf growth (Castro, 2002). It should be emphasized that, starting from the dynamization 12CH, according to the “Avogadro´s Number” (6.02 x 1023), physical molecules of the solution do not exist, only energy (Schembri, 1992).

Effect of Sulphur on plant height Plant height was influenced by different dynamizations of the homeopathic solution, except 7 and 14 days after sowing.

Three weeks after sowing, it was verified that the treatments 5CH, 12CH, 30CH and 1 MCH presented height significantly higher than the control.

Effect of the homeopathic solution Sulphur 261 and the potency 200CH. This behavior was practically identical to that observed for leaf length. The same tendency occurred for plant height at 21 and 28 days and in the general average. It was observed that the growth alterations reflected the alternation of responses to the dynamizations. Alteration due to increasing dynamizations has been verified in many experiments (Davenas et al., 1988). In homeopathic science, it is common to observe the same solution causing very different effects in accordance with the dynamization, sometimes stimulating a lot, other times stimulating very little. This has been observed in clinical practice from the time of Hahnemann (Godoy, 1988; Castro, 2002). Fazolin et al. (2000), for example, verified this when carrying out an experiment seeking the control of Cerotoma tingomarianus in beans. The homeopathic solution Ignatia decreased the consumption of bean leaves by Cerotoma tingomarianus in the decimal dynamizations D5 and D15 and increased consumption in the dynamizations D9 and D29. The same phenomenon was observed using silver nitrate in the dynamizations D24 and D26, which increased the growth of wheat seedlings, while the intermediary dynamization D25 depressed the growth of the seedlings (Pongratz et al., 1998). This phenomena is still not explained by science, but it is believed to be related to existing rhythmic movements in nature, and also to the law of similitude that occurs between the applied homeopathic solution and the organism that receives it (Vithoulkas, 1980; Godoy, 1988).

According to the regression equations, the homeopathy Sulphur demonstrated much higher angular coefficient values for the dynamizations 5CH, 12CH, 30CH and 1 MCH than for the control and the dynamization 200CH.

This means that all the dynamizations (except for 200CH) determined increase in the growth rate of the radish plants and suggests, in this case, that the homeopathy Sulphur interferes positively, accelerating plant metabolism. This fact was also observed by Castro (2002) in the application of Phosphorus in beets.

Effect of Sulphur on root diameter The application of the homeopathy Sulphur in the dynamizations 12CH, 30CH and 1 MCH increased the average diameter of the radish roots significantly in relation to the control and the dynamizations 200CH and 5CH. The behaviour presented here was similar to that observed for the first described items. The average root diameter of the plants treated with 12CH, 30CH and 1 MCH was approximately 3 times greater than the control. This result is of great importance, because the applied homeopathy resulted in larger roots, leading to higher productivity and higher commercial value of the product. Again, it was observed that different dynamizations caused different results. When there is a similitude between the homeopathic solution and the organism, the vital energy responds, opposing the energy of the medication to a test of its own energy (Hamly, 1979). However, when there is no similitude between the homeopathic preparation and the organism there can be disorder in the metabolic system of the plant, resulting in several negative growth and development aspects of the plant.

Effect of Sulphur on the mass of the fresh matter of the shoot and the root system Both the mass of the fresh matter of the shoot and the root system were influenced significantly by the different dynamizations of Sulphur. The application of Sulphur at potency 5CH resulted in a large increase in the production of the shoot fresh matter, standing out among the other studied dynamizations and arriving at values approximately three times higher than the control and the dynamization 200CH. The potencies 12CH, 30CH and 1 MCH also increased the mass of the shoot fresh matter and differed statistically from the control and the dynamization The application of Sulphur, independent of the studied dynamization, resulted in a large increase in the fresh matter mass of the root system, when compared with the control. The difference was 10 to 20 times greater in relationship to the control. Cymbopogon citratus plants treated with Sulphur 30CH presented a reduction in the mass of the shoot fresh matter, differing statistically from the control (Castro, 2002).

Effect of Sulphur on the mass of the shoot dry matter and the root system The radish plants that received Sulphur at potencies 5CH and 12CH presented a larger increment in the mass of the matter of the shoot, while the control and the other studied dynamizations did not differ statistically from each other. The plants treated with Sulphur 5CH presented more than twice the mass of the dry matter of the shoot when compared to the control.

The production of dry matter in the root system was identical to that observed for the mass of the fresh matter, i.e. all the dynamizations presented significantly higher dry mass values of the root system (approximately three times higher) in relationship to the control. The variable mass of the dry matter should be preferred to the mass of the fresh matter because it is less subject to environmental factor fluctuations.

It is interesting to note that, even with the adversity of the abiotic and biotic factors (the plants grew outdoors), the homeopathic Sulphur was efficient and improved the general characteristics of the plants.

References:

ALMEIDA, M.A.Z. Resposta do manjericão (Ocimum basilicum L) à aplicação de homeopatia Viçosa. 2002, Dissertação (Mestrado)- Universidade Federal de Viçosa, Viçosa, 2002.

BONATO, C.M. Como funciona a homeopatia. Conselho Regional de Medicina Veterinária - CRMV PR. In: Agroflorestas O “Tao” da produtividade, n. 5, Ano II, Out/Nov/Dez, 2002. BRASIL.

Instrução normativa nº07, de 17 de maio de 1999. Dispõe sobre normas para a produção de produtos orgânicos vegetais e animais. Diário Oficial [da República Federativa do Brasil], Brasília, v.99, n.94, p. 11-14, 19 maio 1999. Seção 1.

CARVALHO, L. M. et al. Disponibilidade de água, irradiância e homeopatia no crescimento e teor de partenolídeo em artemísia. 2001. Tese (Doutorado em Fitotecnia) - Universidade Federal de Viçosa, Viçosa, 2001.

CASTRO, D. M. Preparações homeopáticas sobre o crescimento de cenoura, beterraba, capim-limão e chambá. 2002. Tese (Doutorado em Fitotecnia)- Universidade Federal de Viçosa, Viçosa, 2002.

DAVENAS, E. et al. Human basophil degranulation triggered by very dilute antiserum against IgE, London, v. 333, p. 816-818, 1988.

FAZOLIN, M. et al. Utilização de medicamentos homeopáticos no controle de Cerotoma tingomariannus Bechyné (Coleóptera, Chrysomelidae) em Rio branco, Acre
.
(http://www.hospvirt.org.br/homeopatia/port/biblioteca/pesquisahomeopatica/embrapa.htm). Acesso em 28/04/00.

GODOY, M. As potências em homeopatia: escala de dinamizações de frequencial ascendente. Revista de Homeopatia, São Paulo, v. 53, n.3, p.101-105, 1988.

HAMLY, E. C. A arte de curar pela homeopatia: o Organón de Samuel Hahnemann. 1.ed. São Paulo: Prol, 1979.

KHANNA, K.K.; CHANDRA, S. Control of fruit rot caused by Fusarium roseum with homeopathic solutions. Indian Phytopathol., New Delhi, v.36, 1983, p. 356-357.

KUMAR, R., S. Effect for certain homeopathic medicines on fungal growth and conidial germination. Indian Phytopathol., New Delhi, v. 33, p. 620-622, 1980.

MORETTI, M.R. et al. Efeito de diferentes dinamizações homeopáticas de AlCl3 no comprimento da raiz principal de plântulas de milho. In: XI ENCONTRO ANUAL DE INICIAÇÃO CIENTÍFICA, 2002, Maringá. 2002.

PONGRATZ, W. et al. Highly diluted agitated silver nitrate and wheat seedling development: effect kinetics of process of successive phases. In: SCHULTE, J., ENDLER, P. C. (Ed.). Fundamental research in ultra high dilution and Homeopathy. Dordrecht: Kluwer Academic Publishers: 1998. p.143-154.

ROCHA, M. et al. Efeito de Sulphur Ultradiluído sobre a respiração de Ápices Destacados de Zea mays (Milho). In: MOSTRA ACADÊMICA DE TRABALHOS DE AGRONOMIA, 6, 2002, Londrina. Anais... Londrina, UEL, 2002. p. 98.

SCHEMBRI, J. Conheça a Homeopatia. Belo Horizonte: Rona Editora, 1992. VERMA, H.N. et al. Homeopathic and pharmacopeial solutions as inhibitors of tabaco mosaic virus. Indian Phytopathol., New Delhi, v. 22, p. 188-193, 1969.

VITHOULKAS, G. Homeopatia: ciência e cura. São Paulo: Cultrix, 1980.

Biotipos agrohomeopáticos

La aplicación de la biotipología agrohomeopática de las plantas permite repertorizar a los cultivos agrícolas y conducirlas con certeza a las plantas de la enfermedad a la salud.

La imposibilidad de realizar una “entrevista” con la planta a la manera de cómo lo hace un terapeuta homeopático de humanos limita la distinción de biotipos por medio de sensaciones subjetivas como emociones, sueños o sentimientos, pero desde luego podemos observar reacciones individuales como por ejemplo la conducta eléctrica: oscilaciones eléctricas ultradianas y circadianas (1), la modificacion de intercambio iones, aumento de metabolitos secundarios (por ejemplo en forma de olores desplegados por la planta), estos datos revelan una parte de esta dimensión considerada “subjetiva”.

Se estima que los humanos compartimos acerca del 50% de la estructura del ADN con las plantas. Muchos investigadores suponen que debido a la ausencia del cerebro las plantas carecen de inteligencia y no tienen conciencia de sí mismas.

Más sin embargo las plantas superiores reconocen sus propias raíces como suyas y saben distinguirlas del sistema radicular de otras plantas, es decir, cumplen con una de las condiciones básicas de la inteligencia: tener conciencia de sí mismas.

Además, las plantas toman a diario decisiones individuales: hacia dónde dirigir las raíces en búsqueda de nutrientes, hacia dónde inclinar sus hojas y ramas en búsqueda de mayor posibilidad de luz solar o humedad. (2) Plantas verdes toman decisiones, por ejemplo, al ser atacadas por los áfidos, y dependiendo de la extensión del daño, pueden decidir el sacrificio de una rama o una hoja o de otra parte no vital, retirar los nutrientes y reinyectarlos hacia nuevos brotes con mayores posibilidades de sobrevivencia.

Tienen también memoria, capacidad que les permite reconocer a una plaga o agresor y desplegar a tiempo los metabolitos secundarios en su defensa, o incluso tomar las mejores decisiones acerca de la predicción de condiciones climatológicas.

Las plantas cultivadas tienen en general un despliegue de metabolitos secundarios (y de la dinamis vital) disminuido, debido a su grado de domesticación dependen en su sobrevivencia del hombre, en contraste las plantas silvestres logran expresar reacciones en forma de metabolitos secundarios más intensas y conductas bióticas más adaptativas.

Tanto las plantas superiores, como las cultivadas e silvestres desarrollan reacciones parecidas a los reflejos condicionados descritos en los experimentos realizados en perros por el fisiólogo ruso Ivan Petrovich Pavlov. Hasta hace poco se suponía que los reflejos condicionados eran propios de los animales superiores, recientemente se comprobó su existencia también en las cucarachas (Periplaneta spp.) y a través de la observación de reacciones eléctricas en las plantas superiores. (3)

En otras palabras, las plantas superiores no solo cumplen el perfil necesario para ser consideradas entidades vivas, sino que, al tomar decisiones en forma individual, tener consciencia de sí mismas, poseer memoria y desarrollar reflejos condicionados pueden ser consideradas entidades inteligentes que durante su vida desarrolla un perfil individual.

Esto desde luego no significa equiparar la inteligencia de las plantas a los mamíferos o incluso al hombre, pero debemos admitir que las plantas son más inteligentes de lo que la mayoría de los humanos atrapados en una visión antropocéntrica suponemos.

Uno de los cuatro principios básicos de la homeopatía es la individualización de la intervención homeopática, las plantas no hablan, pero expresan una conducta biótica individualizada que puede ser traducida y observada en forma de diferentes biotipos. Queda claro que los biotipos homeopáticos no se distribuyen entre las plantas de acuerdo a su género o especie, sino que se cristalizan dentro de cada especie o incluso dentro de cada híbrido, exhibiendo:

1. Predisposiciones genéticas y constitución del cuerpo (genotipo y fenotipo).

2. Conducta biótica (predominancia del desarrollo vertical u horizontal, resistencia a la sequía, debilidad frente a las tormentas, retención de líquidos en los tejidos etc.) .

3. Reacciones a diferentes condiciones ambientales.

4. Relaciones alelopáticas con las demás plantas y animales (las plantas perciben la presencia del hombre, animales, insectos, bacterias, hongos y otros y desarrollan verdaderas constelaciones vitales junto con ellas).

5. Edad (semilla, plántula, planta joven, madura, planta vieja).

6. Sexualidad y tendencias en cuanto a la multiplicación se refiere (en plantas sexuadas hay que considerar que el biotipo puede diferir entre plantas masculinas, femeninas o hermafroditas como sucede en Papaya carica).

Henri Bernard estableció que el tipo sulfúrico, gracias a su rol central en la homeopatía y también en la agrohomeopatía tiene valor como referencia, relacionado a la planta normolínea, con desarrollo sano, regularidad y proporción en sus trazos tanto en la parte aérea como en la parte en el suelo, y mostrando gran adaptabilidad al medio ambiente (4). Las plantas desarrollan individualidades que pueden ser catalogadas en cuatro biotipos o constituciones básicas. Los biotipos no se relacionan de manera fija con una familia, especie o híbrido de planta, ya que incluso las plantas clonadas despliegan estos cuatro patrones de conducta diferenciadas.

De las diferentes aproximaciones hacia los biotipos (Grauvogl, Sheldon, Martiny, Mills, Kretschmer, Nebel, Bernard y otros) el que más se adapta a las condiciones específicas de las plantas es el modelo de Antoin Nebel modificado por el brasileño Roberto Costa quien añade al esquema nebeliano el biotipo Sílico:

a) Carbo-cálcico: Plantas brevilíneas, con tendencia a retener el agua. Expresiones biosomáticas son lentas y estables. Gran capacidad digestiva. Crecimiento ordenado, lento y tenaz, con predominancia lateral, horizontal. Hipersecreción. Su análogo en la naturaleza es el carbono, elemento estable. Predominancia en desarrollo de raíces. Tronco corto que se expande en anchura, gran desarrollo de tejido celular subcutáneo, esqueleto macizo y articulaciones compactas, raíces robustas. Reciente los traslados y cambios de condiciones (traslado de semilla, transplante), es poco sensible a las podas. Su medicamento principal es Calcárea carbónica.

b) Phospho-cálcico: Longilíneo, crecimiento vertical dificultad de ganar peso, de talla superior a la media y delgadez marcada, acento principal en la fotosíntesis. Expresiones biosomáticas son rápidas e inestables, cambiantes. Desarrollo deficiente del aparato esquelético, tiende a encorvarse. Su análogo en la naturaleza es el fósforo, elemento altamente inestable. Tiende a desmineralizarse. Muy sensible a las podas. Sus afecciones son lentas y repetidas. Su medicamento principal es Calcarea phosphorica. 

c) Fluo-cálcico: Alteraciones en el desarrollo de las semillas. Plantas de estatura variable, inferior a la media, con asimetrías estructurales. Oscilaciones eléctricas erráticas con sobresaltos. Son impredecibles en su crecimiento y/o floración, tienen crecimiento desordenado, perfil convexo o marcadamente curvo en relación al eje de la planta. Hiposecreción. Extremidades son largas y delgadas, las raíces poco desarrolladas. Poca resistencia a los cambios climáticos. Biosomática lenta o discontínua. Precocidad anárquica. Su medicamento principal es Calcárea fluórica. 

d) Silíceo: Marcadamente débil, mala asimilación de nutrientes, delgadas y longilíneas, carente de energía, supuraciones, espinas, hojas y troncos u otras partes de la planta quebradizas, desarrolla lentamente, no soporta temperatura baja, heridas que se infectan fácilmente, agravación después del riego, en luna nueva y luna llena, disminución en floración y en el cuajado de los frutos, Fallas en el tejido y componentes del tejido conectivo. Expresiones biosomáticas son disminuídas y poco pronunciadas. Las plantas no toleran podas. Su medicamento principal es Silicea terra.

Al aspecto constitucional se le agregan los temperamentos, forma de reaccionar de las plantas que depende y se relaciona con la constitución y con el medio ambiente. Los temperamentos representan la parte dinámica basada en la constitución, clasifican el estado actual del organismo, reflejan su estado episódico. (6) La constitución durante la vida de la planta no cambia y el temperamento cambia durante las diferentes fases de edad. Roberto Costa (5) propuso una distribución de temperamentos constitucionales apoyado en la esquematización de Grauvogl en cuatro categorías Oxigenoide, Hidrogenoide, Muriático, y Carbonitrogenoide.
La visión mecanicista supone que lo que introducimos a las plantas y al suelo (vía riego, aspersión, frotación u otra), debemos encontrarlo siempre allí, pero las plantas y otros organismos presentes en el suelo por medio de la intervención de enzimas son capaces de transmutar unos elementos en otros, por ejemplo, Calcium hacia Silicea o viceversa. (7)

Si analizamos cuales son los elementos que participan en las transmutaciones biológicas de baja energía descritas por C. Louis Kevran, descubrimos que son los elementos que presentan mayor distribución en el globo terráqueo y también los estadísticamente más frecuentes en todos los organismos vivos: hidrógeno, oxígeno, carbono y nitrógeno.

Distinguimos cuatro temperamentos en las plantas:

1. Hidrogenoide (presenta exceso de hidrógeno y retención pasiva del agua en los tejidos) se relaciona con la sicosis dentro de los miasmas Hahnemanianos y los medicamentos relacionados con este temperamento son: Antimonium crudum, Aranea diadema, Calcarea carbonica, Dulcámara, Ipeca, Magnesia sulphurica, Mercurius solubilis, Natrum sulphuricum, Nitricum acidum, Nux vomica, Petroleum, Ruta graveolens, Rhus toxicodendron, Thuja occidentalis.

Carbonoide (presenta exagerada influencia del oxígeno en los tejidos) Se relaciona con la autointoxicación de la planta. Los

1. Los medicamentos relacionados con este temperamento son: Graphites, Kali carbonicum, Carbo vegetabilis, Baryta carbonica, Magnesia carbonica, Lycopodium, Silicea terra, Alumina. En cuanto miasmas se relaciona con la psora.

2. Nitrogenoide (presenta exceso de nitrógeno, situación muy frecuentemente producida por la sobredosificación de nitrógeno por parte de los agricultores) Se relaciona con el aumento de alcalinidad, disminución de la oxigenación, congestión e inflamación. Los frutos dan la impresión de estar esponjados con tejidos cutitulares blandos. Los medicamentos relacionados con este temperamento son: Amonium carbonicum, Ammonium muriaticum, Urtica dioica, Allium cepa, Capsicum, Lantana cámara. En cuanto miasmas se relaciona con la psora.

3. Oxigenoide presenta exceso de oxígeno y exagera los procesos de respiración en la planta, es caracterizado por reacciones aceleradas y permutas iónicas, es típica la desmineralizacón em las plantas. los medicamentos relacionados con este temperamento son: Aconitum, Petroleum, Kreosotum, Benzoicum acidum, Citricum acidum, Hydrocyanicum acidum, Arsenicum album, Iodum, Chenopodium, Ferrum iodicum, Mercurius, China officinalis, Chromium, Kali bichromicum, Kali iodatum, Ferrum metallicum. Se relaciona con el miasma de Syphilis en la tipología de Hahnemann.

Si definimos a los tres miasmas descritos por Hahnemann de forma más amplia podemos extrapolar esta tipificación también a las plantas:

a) Psora: inhibición o perdida de las funciones y hipersensibilidad (y consecuente irritación o inflamación de tejidos) son en general cambios fisiológicos que no destruyen a la planta, pero se expresan por ejemplo por medio de la presencia crónica de áfidos.

b) Sicosis: dilatación, debilitamiento de tejidos, caída de flores o de frutos, prolapsos o endurecimiento de tejidos.

c) Luesis: destrucción completa de todos los tejidos de la planta (incluyendo a la raíz) y de su sistema de despliegue de defensas en forma de metabolitos secundarios En las plantas se puede observar el cumplimiento del ciclo miasmático mencionado por Didier Grandgeorge (8).

Psora es el miasma más extendido en el reino vegetal, pero los bruscos cambios climáticos (desertificación calentamiento, inundaciones) y la creciente contaminación desencadenan rápidamente los miasmas sicóticos y sifilíticos.

Los disparadores de las enfermedades miasmáticas están señalados en Órganon de Hahnemann (9) en los párrafos §73, §74 y §78:

1) Factores de estrés contínuo, exceso de fertilizantes o hidratación excesiva por medio de sistemas de riego artificiales por ejemplo (estos síntomas que pueden desaparacer rápidamente y no necesariamente se convierten en crónicos).

2) Toxicidad y tratamientos agrícolas (aplicación de pesticidas, herbicidas, fungicidas y demás agrotóxicos, pero también hay que incluir a las plantas transgénicas).

3) Miasmas infecciosos (suceden y se propagan especialmente en los monocultivos).

Los biotipos de la planta se reflejan a manera de un fractal en toda la estructura celular, en cualquier parte de la planta, y frecuentemente en la constelación vital circundante completa; desde la semilla, a través de los primeros brotes, durante el desarrollo de flores y frutos y durante el declive biótico de la planta podemos apreciar además de biotipologías o constituciones, las flexiones expresadas en los temperamentos.

Es interesante que los insectos que parasitan en plantas de cierto biotipo también tienden a desarrollar el mismo biotipo.

Es decir, los áfidos que parasitan a la planta de biotipo phosphorico por ejemplo, comparten el mismo biotipo y/o deficiencias nutricionales con ella, incluso a veces sucede lo mismo con el agricultor.

Las plantas exhiben su fenotipo en el temperamento activamente (no pasivamente) y despliegan de esta manera la respuesta frente a los cambios del medio ambiente.

Reconocer el despliegue de la constitución de cada planta y la expresión de las flexiones del temperamento ayuda comprender su individualidad; permite aplicar la homeopatía con mucha más precisión que los tratamientos puramente sintomáticos y sin caer en las supresiones que suceden bajo el tratamiento alopático realizado con la homeopatía.

Sólo así podremos reconocer y tratar a las enfermedades miasmáticas en las plantas y cumplir con el propósito expresado en el primer párrafo del Organón de la medicina de Hahnemann: restituir al enfermo en su salud.

Literatura (Bibliografía): 

1. Webb Alex A.R., The physiology of circadian rhythms in plants, New Phytologist 2003, vol. 160 no. 2 pp. 281-303.

2. Baluška F., Mancuso S., Volkmann D., Communication in plants, Neuronal aspect of plant life., Spriger Berlin Heidelberg, New York, 2006.

3. Tichavsky Radko y Michálek Mojmír, Podmíněné reflexy rostlin, 1978, manuscrito.

4. Demarque Denis, Homeopatía, medicina de experiencia, Propulsora de Homeopatía, Mexico 1987.

5. Costa Roberto A., Homeopatía Actualizada, Escola Brasileira. 3 ed. SNE Editora. Petropolis-R.J., 1988.

6. Viviane Modesto Arruda, María do Carmo Cupertino, Suzana Patricia Lisboa, Vicente Wagner Dias Casali, Homeopatía Tribuna na agrohomía, , UFV Vicosa , 2005.

7. Kevran Corentin Louis, Transmutations Biologique en Agronomie, Librairie Maloine S.A., Paris, 1970.

8. Hahnemann Samuel, Organón de la medicina, ed. Porrúa, México, 2002. 9. Homeopatía, remedios para las distintas etapas de la vida, Kairós, Barcelona, 2003.

 Homeopatia para las plantas

LIBRO: HOMEOPATÍA PARA LAS PLANTAS

Autor: Radko Tichavsky

 

 

Introducción:
 “Cómo le pides al hombre, que no contamine el agua, el aire y que no destruya los bosques, cuando lo primero que hace es depredar a su propio organismo”. Michel Foucault

Prólogo:

Estimado lector, tiene en sus manos una herramienta importante para el manejo, desarrollo sano de sus cultivos. En este libro realizaremos juntos un recorrido práctico sobre los temas más importantes de la homeopatía aplicada al manejo de plagas y enfermedades en las plantas (agrohomeopatía), comprendiendo sus antecedentes históricos, los principios y técnicas básicas de elaboración de biopreparados y sustancias homeopatizadas. A través de un caudal de consejos prácticos, usted aprenderá a repertorizar los cultivos, a observar y predecir los efectos de los medicamentos del botiquín básico de la homeopatía para las plantas.

La agrohomeopatía es la ciencia que permite manejar las plagas y enfermedades en todos los organismos vivos, en esta ocasión nos concentraremos en las plantas, puede utilizarse incluso en condiciones rústicas, sin necesidad de sofisticados laboratorios ni dependencia económica de preparados caros. En cuanto al tratamiento de las enfermedades crónicas del suelo y de las plantas, en la cuales la actividad devoradora del hombre tiene abundante mérito, la agrohomeopatía es uno de los importantes instrumentos de bioremediación, requiere conocimientos complejos que en este manual trataremos solo en forma breve. A pesar de la aparente rusticidad y simplicidad de los preparados agrohomeopáticos, la agrohomeopatía es una ciencia que implica profunda redefinición de conceptos sobre la naturaleza de las plantas, del suelo, de todos los seres vivos desde luego incluye al propio hombre. La agrohomeopatía es una propuesta integral holística que le permitirá producir alimento sano para usted y su familia y estar en armonía con la naturaleza y consigo mismo. La agrohomeopatía se enfoca principalmente a fortalecer a la planta y los demás organismos que conviven de manera armónica con ella sin dejar rastros peligrosos para la salud de las plantas, animales o humanos que la rodean o consumen.

Además, la agrohomeopatía tiene una importancia cada vez más grande frente al cambio climático global. Las repentinas variaciones de condiciones climatológicas y cierto desfasamiento de los ciclos naturales relativamente estables por cientos de años facilitan la aparición y multiplicación de nuevas plagas y enfermedades hasta hace poco desconocidas, presionan a los cultivos debido al estrés hídrico, ya sea en forma de sequía o en forma de inundaciones y lluvias copiosas que causan la aparición de pudriciones, hongos, bacteriosis, virosis y pérdida de las cosechas. La agrohomeopatía ofrece posibilidad de ayudar a las plantas, a sobrellevar el estrés ambiental y adaptarse con mayor facilidad a los retos de sobrevivencia sin que esto signifique aumentar las raciones de agua, aplicar la fertilización química o construir costosos ambientes artificiales. Como toda la tecnología, la agrohomeopatía tiene sus límites que son marcados por la extensión de la dinámica vital de las plantas y demás organismos, incluyendo al suelo; se puede decir en este sentido que la agrohomeopatía puede ampliar la dinámica vital, hacerla más responsiva frente a los retos que se presentan. Es un hecho globalmente observable que la tierra, cansada del constante abuso de los agroquímicos, viciada por la sobrefertilización y dependiente de estímulos externos, disminuye la producción. Y al no recibir de regreso en forma compleja por lo menos parte de lo que el hombre recoge de ella (frutos, semillas, fibras, raíces, tubérculos, madera et.), la tierra pierde su fertilidad, su capacidad de producir, modifica su textura, color y olor característicos, se deslava, desmineraliza y donde por siglos existían cultivos sanos y abundantes hoy aparece un suelo reseco, pedroso e inútil para la agricultura.

La agrohomeopatía representa una herramienta valiosa para recuperar la salud de los cultivos y de la tierra; restablece un equilibrio entre los organismos: bacterias, virus, hongos, insectos, pájaros, mamíferos, quienes a la vez viven en una comunión íntima con el hombre. Renueva el equilibrio entre los diferentes organismos en la tierra y alrededor de ella, fortaleciendo a las plantas y su crecimiento de tal manera que puedan enfrentar con éxito la aparición de plagas y enfermedades y también los cambios climáticos. En principio, el objetivo de nuestra labor será aprender a respetar a la naturaleza, a superar nuestro instinto destructor, no pretender sólo aniquilar a la plaga o a la enfermedad (aunque sea por medio de la homeopatía): matarla, aplastarla o suprimirla, sino primero tratar de entender las causas de la plaga y enfermedad en planta, animal o suelo. Entonces podremos reconocer la enfermedades y plagas como una señal externa de un desequilibrio, podremos atenderlo desde su origen y establecer un equilibrio que se traducirá en la disminución de las plagas y enfermedades (desequilibrios en la dinámica vital).

El estado de salud o enfermedad no son estados absolutos, existe entre ellos una infinidad de grados intermedios en un constante movimiento dinámico; tenemos que aceptar incluso que algunas enfermedades y plagas tienen importancia en el equilibrio de la naturaleza, aunque desde el punto de vista humano o económico no parezca así. La salud y la fertilidad de la tierra y de los animales tienen una relación directa con la salud física, mental, espiritual del hombre, entender esto significará un cambio profundo en la mentalidad del agricultor. La gente piensa: “y a mí en qué me enferma si aplico un químico, cumplo con las instrucciones de seguridad, y con esto basta, acabo estoy matando a un gusano que come mis plantas”. Pero más tarde o temprano la contaminación llegará a nosotros en forma de una plaga fortalecida –también conocida como superplaga– a la cual nuestros químicos no harán efecto alguno. Utilizaremos entonces otras sustancias más poderosas, contaminaremos otros organismos y dejaremos rastros del veneno en el subsuelo, suelo, aire, agua, en los frutos, semillas y otros organismos presentes. Por la lógica los organismos que se encuentra al final de la cadena trófica como los mamíferos y el hombre, por ejemplo, acumulan los efectos de la contaminación en forma intensiva. Podremos ver con calidad que la modificación de los hábitos de los campesinos y sus prácticas de cultivo a partir de la “revolución verde” han propiciado aparición de enfermedades poco comunes en el pasado como cáncer y diabetes. El uso indiscriminado de los organofosfados por ejemplo causa misteriosas enfermedades incurables del sistema nervioso central. En el campo habitaban hombres y mujeres longevos, y si se preguntan por qué actualmente no es así, no tardarán en descubrir que la circunstancia modificada en comparación con el pasado se resume en el uso de los plaguicidas, fertilizantes, herbicidas y otros agroquímicos tóxicos además de estrés. Esta situación se acentúa con el consumo de alimentos procesados –más atractivos en su empaque– que contienen conservantes, colorantes, saborizantes y sustitutos de todos tipos y formas que envenenan desde temprana edad y predisponen al organismo a las enfermedades crónico-degenerativas.

La sucesiva aplicación de los agrotóxicos que pasan de la tierra a los frutos, de los frutos a los animales y de los animales al hombre a ser ingeridos –aun cuando aumentan la producción de forma temporal– a la larga propician la destrucción de la naturaleza y la del hombre que forma parte de ella. Podemos confirmar con claridad: el futuro de la salud del ser humano dependerá del cuidado que tenga con su tierra, las medicinas más poderosas se encuentran en la comida sana, aire y agua limpia y no en los fármacos potentes o novedosos. Si aprenderemos a cuidar de la tierra, de su salud y fertilidad, ella se encargará de cuidar de nuestros cultivos –y lo sabe hacer mucho mejor que nosotros– cuidará de nuestros animales y finalmente dará la posibilidad de que los humanos de vivamos una larga y sana vida. 

Agradecimientos:

A mis colegas por sus consejos, correcciones y ayudas. Gracias a la Dra. Niurka Meneses Moreno por acompañarme en las búsquedas, a Katja Schutt por sus correcciones hahnemanianas, Dr. Vicente Wagner Casali y la Dra. Amarilys de Toledo Cesar por numerosos materiales y consejos, al Dr. Antonio de Oliveira Lobão por su apoyo moral e importantes opiniones, al M.C. Ramón Aguilar García por sus sabios consejos sobre los suelos, al M.C. José Guadalupe Dávila Hernández, al Dr. Fortunato Garza Ocañas y M.C. Biol. Mauricio González Ferrara por compartir de forma desinteresada sus conocimientos biológicos y fitoterapéuticos; gracias aL lng. Roberto Benítez Chávez por su apoyo e inspiraciones en el campo de las mediciones, agradecimiento también a mis alumnos, sus preguntas y dudas me inspiraron para ser más claro y contundente en las argumentaciones y mi gratitud también a numerosos campesinos y productores quienes con sus agudas observaciones aportaron un material invaluable. De manera muy especial a mi esposa Elza Fujimoto por su comprensión, apoyo, consejos y paciencia, sin su ayuda sería imposible realizar el trabajo. Gracias al Dr. Frantisek Kahuda (+) por inspirar y alentar mis primeras investigaciones sobre las plantas, a mi padre Mtro. Radko Tichavský (+) y a mi tío Mtro. Rene Tichavský (+), directores del Jardín Botánico en Jeseník, quienes me inculcaron el amor a la naturaleza y el respeto a su sabiduría.

Temas de contenido del libro:

ÍNDICE PRÓLOGO /11
I. HOMEOPATÍA O AGROHOMEOPATÍA / 15
II. PRINCIPIO DE TRANSMUTACIÓN / 23
III. HOMEOPATÍA CIENTÍFICA / 35
IV. PANES DE PIEDRA /47
V. CÓMO OBSERVAR A LAS PLANTAS / 67
VI. ORIGEN Y TIPOS DE MEDICAMENTOS HOMEOPÁTICOS / 77
VII. PREPARACIÓN DE LA TINTURA MADRE Y POTENCIALIZACIÓN / 95
VIII. BIOTIPOLOGÍA AGROHOMEOPÁTICA / 103
IX. MIASMAS /127
X. REPERTORIO Y REPERTORIZACIÓN / 139
XI. POSOLOGÍA: EL ARTE DE LA DOSIS / 167
XII. APLICACIÓN DE LAS SUSTANCIAS HOMEOPATIZADAS EN EL CAMPO /181
XIII. PROCEDIMIENTOS BÁSICOS EN LA PARCELA /185
XIV. MATERIA AGROHOMEOPÁTICA BÁSICA / 189

Agenda Empresarial & Educativa

Business and Educational Agenda / Agenda commercial et éducatif / Geschäfts- und Bildungsagenda